Ir al contenido principal

Nadando contracorriente

Lo recuerdo, como si fuera hoy, estábamos en la fila del colegio celebrando el día de Duarte. Generalmente, para personificar al patricio, buscaban un alumno de tez clara y pelo lacio, pero para sorpresa de todos, el Duarte de ese año  era negro. Se metió en el papel cual actor profesional, todos nos quedamos en atención disfrutando del acto con un orden que en muy pocas ocasiones las monjas encargadas del colegio pudieron conseguir en este tipo de actividades, a partir de ese día el joven pasó a ser conocido como Duarte y todos orgullosos y sonrientes le saludábamos en los pasillos.

Años más tarde, me encontré con él en la universidad, con la formalidad que siempre le había caracterizado me saludó y me contó muy entusiasmado sobre sus estudios de cine, yo sabía que se inclinaría por las artes y me sentí muy contenta de que estuviera persiguiendo sus sueños, pero uno no puede evitar ciertas reflexiones. Artista, pobre, negro, en un país subdesarrollado. Cuando todos esos factores se fusionan, la aventura de perseguir los sueños se torna en un eterno nadar contracorriente donde mantenerse a flote es una verdadera lucha y quien logra resistir ese proceso, además de talentoso, para mí, es un héroe.

Después de una larga trayectoria como fanática de telenovelas que había evolucionado desde las producciones mexicanas, venezolanas, colombianas hasta las brasileñas. Me negaba rotundamente a ver los pininos que representaban las telenovelas dominicanas, pero por casualidad, mientras veía una película, presentaron un avance de una que se llamaba "Amor de conuco." Se me iluminaron los ojos cuando vi a mi amigo en pantalla, qué emoción! no me importaba que el papel fuera secundario, sentí algo así como... uno de los míos está ahí! "Duarte" lo está consiguiendo! fue genial. Pero las cosas no siempre son tan maravillosas como uno las imagina.

El tiempo siguió pasando (si, este es uno de los momentos en que me doy cuenta que ya no son 15 jejeje) y como espectadora, vía facebook, he sido testigo de la lucha de mi querido "Duarte" por conseguir sus sueños. Participando en la producción de películas nacionales, promoviendo actividades culturales en la provincia, haciendo vídeos de cantante que no son tan populares, buscando la manera de ganarse la vida haciendo lo que verdaderamente le apasiona, siendo artista y promoviendo el arte. Viviendo en un país donde los artistas se mueren en la miseria, me preocupa el futuro de mi amigo, pero él es como el elefante. "No se rinde, no se doblega a la ignorancia de los demás, la ambición no lo deja caer en el agujero que comunmente hace caer a las personas débiles". Y ese es el punto, hay que dar la pelea!



Esta nota es para aquellos a quienes sus sueños los han puesto a nadar contracorriente, a esos que en algún momento han pensado haber nacido en el lugar geográfico equivocado, o en la familia equivocada. A sus familias, para que entiendan y apoyen sus "locuras" (la vida se les pone difícil en la calle, que por lo menos cuenten con el respaldo de su gente en casa). No soy artista, pero soy soñadora, he escuchado muchos NO, he visto las miradas de lástima en gente que piensa "tus intenciones son buenas, pero aquí no lo vas a conseguir", pero igual me atrevo a creer en la belleza de mis sueños y respaldo la ilusión con trabajo. 


Cree en ti y no temas si en algún momento tienes que nadar contracorriente, cuando mires alrededor, encontrarás a mi amigo artista, a sus compañeros y otros "locos" que, como yo, nos atrevemos a creer que todavía vivimos en un mundo donde TODO ES POSIBLE.  

Hasta la próxima! 




Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…