Ir al contenido principal

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 

Sorry mommy, I'm not that kind of girl. 
"Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;)) 
Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpleaños cuando llegó mi turno. Años mas tarde experimento el mismo sentimiento con las bodas, me encantan! Y disfruto de participar de los preparativos, de las emocionantes ceremonias, flores, maquillaje, vestidos, fotos... todo! Siempre y cuando sea la boda de otra persona. El día que aparezca el ser maravillosamente imperfecto con que compartiré mi existencia, celebraremos de otra forma ;) 

He tenido oportunidad de interactuar con personas tradicionales, open mind, del tipo que observa el mundo, del tipo que cambia el mundo, locos atrevidos, tímidos excesivos... de todo un poco y con todos me he llevado bien porque nos hemos dado la oportunidad de conocernos tal cual somos, sin tener un esquema previo de lo que ellos deben ser para encajar en mi mundo y sin que ellos tengan un esquema de lo que yo debo ser para encajar en sus mundos, no somos piezas de un rompecabezas.  

Hace poco, tuve oportunidad de compartir unos días con una persona muy querida a la que tenía 7 años sin ver, para mí fue maravilloso! Me hacía mucha ilusión tener oportunidad de caminar, ponernos al día de todo lo que había pasado en ese tiempo, reír, compartir... Pasarla bien. De hecho, para mí fue así. Cuando cada uno volvió a su realidad recibo un mensaje de esa persona diciendo que después de aquellos días se ha dado cuenta que no encaja en mi mundo, les juro que me he quedado en una especie de shock  ¿Desde cuando tenía que encajar en mi mundo? O sea, si mi preocupación fuera encajar en el mundo de mis amigos (con lo diferentes que son entre unos y otros) ya me hubiera vuelto loca, o no tendría amigos. Lo que más me ha chocado de todo esto ha sido eso de encajar, me sentí reducida a una cosa que es medida y examinada mientras yo, en mi mundo paralelo, solamente estaba interesada en ser feliz y celebrar la dicha de aquel encuentro. La verdad, es hasta un poco triste. 

Siempre voy a ser defensora de la libertad y amante del devenir de la vida. Me gusta la libertad porque, entre otras cosas, nos quita esas cadenas invisibles horribles que se definen elegantemente como "encajar" y soy amante del devenir porque solo a través del cambio nos transformamos en mejores personas, de modo que encajar, sería limitarse.

Veamos el asunto desde otro punto de vista.  Imagina que todos tus amigos piensen exactamente igual que tu, que compartan las mismas aficiones, gustos, estilos... Todavía peor, imagina que su pareja fuera así !Una pesadilla! ¿Cómo creceríamos sin las contrariedades, sin desarrollar la habilidad de ponernos de acuerdo, de querernos a pesar de ser diferentes? 

Sinceramente, espero que el mundo nunca se convierta en un lugar donde los afectos estén regidos por la ley de encajar. Celebro con los que a pesar de venir de mundos diferentes han construido realidades donde puede crecer la felicidad y perpetuarlas a través de los años, también agradezco a quienes me han abierto un lugar en sus vidas y en sus corazones a pesar de ser diferente, sin necesidad de medirme o intentar moldearme, relaciones que están definidas por el amor, la lealtad y el respeto a la individualidad. 

El único requisito para encajar en mi mundo, es ser tú mismo y estar orgulloso de serlo. 

¡Hasta la próxima!


Entradas populares de este blog

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…