Ir al contenido principal

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 

Sorry mommy, I'm not that kind of girl. 
"Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;)) 
Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpleaños cuando llegó mi turno. Años mas tarde experimento el mismo sentimiento con las bodas, me encantan! Y disfruto de participar de los preparativos, de las emocionantes ceremonias, flores, maquillaje, vestidos, fotos... todo! Siempre y cuando sea la boda de otra persona. El día que aparezca el ser maravillosamente imperfecto con que compartiré mi existencia, celebraremos de otra forma ;) 

He tenido oportunidad de interactuar con personas tradicionales, open mind, del tipo que observa el mundo, del tipo que cambia el mundo, locos atrevidos, tímidos excesivos... de todo un poco y con todos me he llevado bien porque nos hemos dado la oportunidad de conocernos tal cual somos, sin tener un esquema previo de lo que ellos deben ser para encajar en mi mundo y sin que ellos tengan un esquema de lo que yo debo ser para encajar en sus mundos, no somos piezas de un rompecabezas.  

Hace poco, tuve oportunidad de compartir unos días con una persona muy querida a la que tenía 7 años sin ver, para mí fue maravilloso! Me hacía mucha ilusión tener oportunidad de caminar, ponernos al día de todo lo que había pasado en ese tiempo, reír, compartir... Pasarla bien. De hecho, para mí fue así. Cuando cada uno volvió a su realidad recibo un mensaje de esa persona diciendo que después de aquellos días se ha dado cuenta que no encaja en mi mundo, les juro que me he quedado en una especie de shock  ¿Desde cuando tenía que encajar en mi mundo? O sea, si mi preocupación fuera encajar en el mundo de mis amigos (con lo diferentes que son entre unos y otros) ya me hubiera vuelto loca, o no tendría amigos. Lo que más me ha chocado de todo esto ha sido eso de encajar, me sentí reducida a una cosa que es medida y examinada mientras yo, en mi mundo paralelo, solamente estaba interesada en ser feliz y celebrar la dicha de aquel encuentro. La verdad, es hasta un poco triste. 

Siempre voy a ser defensora de la libertad y amante del devenir de la vida. Me gusta la libertad porque, entre otras cosas, nos quita esas cadenas invisibles horribles que se definen elegantemente como "encajar" y soy amante del devenir porque solo a través del cambio nos transformamos en mejores personas, de modo que encajar, sería limitarse.

Veamos el asunto desde otro punto de vista.  Imagina que todos tus amigos piensen exactamente igual que tu, que compartan las mismas aficiones, gustos, estilos... Todavía peor, imagina que su pareja fuera así !Una pesadilla! ¿Cómo creceríamos sin las contrariedades, sin desarrollar la habilidad de ponernos de acuerdo, de querernos a pesar de ser diferentes? 

Sinceramente, espero que el mundo nunca se convierta en un lugar donde los afectos estén regidos por la ley de encajar. Celebro con los que a pesar de venir de mundos diferentes han construido realidades donde puede crecer la felicidad y perpetuarlas a través de los años, también agradezco a quienes me han abierto un lugar en sus vidas y en sus corazones a pesar de ser diferente, sin necesidad de medirme o intentar moldearme, relaciones que están definidas por el amor, la lealtad y el respeto a la individualidad. 

El único requisito para encajar en mi mundo, es ser tú mismo y estar orgulloso de serlo. 

¡Hasta la próxima!


Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…