Ir al contenido principal

Maternidad rebelde


"I am not a good mother, nor do I aspire to be" 


Así empezaba la nota que me recomendó Eric hace unas semanas. En principio, resulta un poco chocante la frase,  especialmente en una sociedad donde las mujeres venimos con el chip de la maternidad instalado y desde pequeñas se nos vende la maternidad como la máxima realización femenina. Una mujer que diga que no quiere ser buena madre es casi una candidata a la excomunión, una excomunión que va más allá de lo eclesiástico, serías mal vista en tu familia, entre tus amigos, en tu género... pero ¿Que me hace ser buena madre? ¿Por qué debo querer serlo?   

'Being a 'good mother' is a compliment that carries such a weighted judgement it’s impossible for me to accept it'

Amor, abnegación, dedicación y cierto grado de perfección son adjetivos que describen la maternidad ideal. Aquella mujer entregada que ama profundamente a su bebé desde el momento en que se entera del embarazo, esa que se desvela sin remordimientos, amamanta con devoción y además desempeña su rol de esposa dedicada y mujer hacendosa. 

Señores, no nos engañemos. El amor de madre es lo más parecido al amor de Dios, pero la maternidad no es tan maravillosa como se ha querido vender y si ser buena madre es mentir acerca de las insoportables malas noches, la fatiga de estar todo el día alerta, el proceso que implica la lactancia y el compromiso de tener una vida bajo tu responsabilidad, entiendo que muchas se resistan a ser llamadas "buena madre". 

Lo peor es que muchas mujeres ante el dilema de estar viviendo una bendición y sentirse presas de una realidad caótica  se sienten hasta pecadoras por tener sentimientos completamente normales y lógicos. Recuerdo la conversación que tuve con una compañera de trabajo, a su regreso a la empresa cuando terminó su licencia post parto. 

"Ay amiguita! esto no es fácil. Jamás he dormido una noche entera, siempre estoy cansada, muchas veces vuelta un desastre...¿Será que no soy buena madre?" 


Es es de los momentos en que te invade la pena ajena por dos razones, primero porque estaba segura de que mi amiga era buena madre, su cansancio era la muestra del gran esfuerzo que estaba haciendo para serlo, la segunda es que ella podría ser yo dentro de unos años.

No se trata de estar siempre sonrientes, de saberse todas las técnicas de crianza, manejar con entereza cada situación y estar siempre regia. La cruda verdad es que a veces quisieras devolverte al hospital a ver donde tiraron el manual para entender a tu bebé que debió traer consigo en el parto, pero a pesar de no entenderlo, lo amas y hace tu mejor esfuerzo por hacer las cosas bien aunque muchas veces la gente no lo entienda así, y este es el punto donde quería llegar. Nadie tiene derecho a determinar si eres, o no, buena madre porque tú y solo tú conoces la realidad en la que transcurren tus días y los malabares que hacer para sobrevivir a cada semana de el trabajo a tiempo completo que implica la maternidad. 

Tal y como dice el anuncio, la vida de padres es caóticamente hermosa, habrá muchas risas en el caos y debes vivirlo sin el temor de recibir la aprobación de un tercero. Si no le parece bien, es su problema, no tuyo. 

¿Por qué escribir de algo que no he vivido? Porque aunque no soy madre, un día esta será también mi causa y la libraré con rebeldía. La rebeldía de quien no está interesada en encajar en lo socialmente correcto, la rebeldía de quien solo quiere vivir a plenitud la etapa, de quien se da permiso a equivocarse y quien a su tiempo también admite y corrige sus errores. Pero nadie, absolutamente nadie, puede venir a juzgar o poner en tela de juicio un amor que auque sea imperfecto, es de carácter celestial. 


Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…