Ir al contenido principal

Nunca digas nunca

Uno de los tantos sermones que nos toca escuchar mientras crecemos, es aquel en el que sabiamente nos recomiendan “Nunca digas de esta agua no he de beber,”  porque la vida da tantas vueltas que uno no sabe lo que le tocará hacer para sobrevivir. No sé  si son los tiempos, o será la edad, pero ahora más que en cualquier otra época de mi vida, estoy totalmente de acuerdo con la frase.

En las últimas semanas ha causado revuelo el hecho de que Jeff Bezos comprara el diario The Washington Post , especialmente después de que hace un año dijera en una entrevista que no cree en el futuro de los medios de papel "Los periódicos de papel morirán en 20 años." Es perfectamente comprensible el pánico y el aire de luto que ha envuelto todo y a todos los relacionados con The Washington post, tanto que hasta los lectores estamos preocupados (algo me dice que pronto me limitarán la cantidad de artículos gratis en la versión digital del diario, algo así como The New York Times :s ).




El caso es que si Bezos no se hubiera expresado así en en aquella entrevista, aunque definitivamente sería algo extravagante que el dueño de Amazon  compre un diario de la categoría y con la trayectoria de The Washington Post, quizás hubiera sido un poco menos escandaloso. Es bueno sentirse seguros de la vida, de nuestro estatus y hasta tener ciertas proyecciones hacia el futuro; pero a veces esa seguridad  nos hace errar, se nos olvida que no debemos jactarnos del futuro porque nunca se sabe qué traerá. 



Una de las palabras clave para enfrentar la vida es Flexibilidad. Pero no solo la flexibilidad que queremos en los trabajos, en las personas con las que interaccionas, en las instituciones o en el sistema. Necesitamos flexibilidad en nosotros, para con nosotros. Si, muchas veces somos demasiado rígidos con nosotros mismos y es una de las grandes murallas que no deja que la vida fluya, que las cosas pasen, que la realidad cambie. Es como cuando nos toca conducir en la autopista e insistimos en mantenernos en un carril, pronto nos damos cuenta que, para poder avanzar o mantener la velocidad, hay que cambiar el carril de vez en cuando. No hablo de ambivalencia, sino de tener la capacidad de ceder, modificar, adaptarnos a algo nuevo porque así es necesario si de verdad queremos avanzar. 


Nunca digas nunca porque, aunque cada uno es dueño se sí mismo, las reglas las dicta la vida. A veces requerirá de nosotros lo que nunca nos planeamos hacer y solo si estamos en capacidad de llevarlo a cabo podrá evolucionar nuestra existencia. Hay que hacer lo que hay que hacer, tragarnos nuestras determinaciones cuando fuere necesario, tomar conciencia de que para crecer hay que perder el control, arriesgarse, poner la cara al miedo y luego reírse de el, reírnos incluso de nosotros y seguir hacia adelante. Es una de las forma en que la vida nos prueba y nos sorprende, la mejor manera de descubrir cada día una versión mejorada de nosotros ;) 

!Hasta la Próxima! 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…