Ir al contenido principal

Déjennos crecer!

Hace justo una semana estuve viendo Mona Lisa Smile y, aparte de darme cuenta de que quizás debo cambiar un poco mi forma de ver la vida en algunos aspectos (ese momento en que te das cuenta de que te pareces a la protagonista en algunas cosas y que ella "fracasa" por esas mismas cosas... es trágico x_x), encontré un interesante símil con la realidad en un tema que me viene molestando desde hace un tiempo. La gente y su insistencia en etiquetarte cual si fueras artículo de supermercado.

La esposa ejemplar, la amante insolente, la nerd de quien ningún tipo apuesto se va a enamorar. Al primer paso que das en algún proyecto aparece alguien que se siente en el derecho de proyectar el resto del camino y lanza hacia ti una sentencia con palabras rebuscadas y mirada de sabelotodo. 

- Tienes el estilo de fulano de tal

Si no tienes una autoestima suficientemente fuerte, te crees aquello y enfocas tu trabajo en cumplir con el perfil del personaje al cual se te ha sentenciado. Como si el mundo todavía no estuviera lleno de posibilidades, como si no estuvieras en capacidad de cambiar las cosas, como si fuera malo simplemente querer parecerte a ti y no a ningún personaje famoso por muy prominente que haya sido. 

Una de las protagonistas de la película tenía una columna en el diario de la escuela donde exponía, a veces de forma muy dura, su opinión sobre la conducta de alumnas y profesores. En uno de los diálogos la profesora de arte se queja con otra maestra sobre una de las publicaciones de la alumna, la maestra le responde que es solo un "músculo en ejercicio" que no se preocupe, y tenía toda la razón. Con su opinión le daba la oportunidad de crecer, sabía que la mejor de las maestras, la vida, se encargaría de suavizar sus palabras, de encontrar nuevas formas de enfocar las cosas, de ponerse en los zapatos del otro y entenderle.

Si tan solo nos dejaran crecer! Caminar por los caminos que hemos elegidos, tropezar cuantas veces sea necesario para aprender la lección, evolucionar de los libros de autoayuda a los de filosofía, darnos la oportunidad de cometer errores y no condenarnos por ello. Quizás el mundo fuera diferente a la capsula de falsa perfección en la que se ha convertido. 

Los humanos compartimos anatomía, ansiedades, necesidades. No nos coarten la única forma que tenemos de diferenciarnos del resto, de ser nosotros. 





Hasta la próxima!  

  





Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…