Ir al contenido principal

Un vergonzoso doce de octubre

Se supone que cada doce de octubre celebremos el "encuentro de dos mundos", que alegres busquemos disfraces de indios, españoles y africanos; nos agarremos de las manos y proclamemos ser hermanos. Tome unos minutos, piense en lo que significó para esta isla virgen, de personas que habitaban en armonía... En serio  ¿ cree que debemos celebrar el "descubrimiento"?

"Desde que Don Cristóbal, el marinero 
Puso los pies y descubrió la isla 
Que mejor no la hubiese descubierto 
Porque ha sufrido tanto desde entonces 
Que parece que el diablo y no Jesús 
Se entendió con Colón en ese aspecto." 



Pero digamos que decidimos recordar el pasado con distorsión positiva, que nos olvidemos de todo el daño que causaron aquellos españoles avariciosos, que olvidemos las muertes de los indígenas, los maltratos a los esclavos, que celebremos el idioma español que tanto defendemos, el catolicismo, nuestros nombres y apellidos, la civilización.  ¿De verdad hemos aprendido a vivir en hermandad, a celebrar la diversidad, a no juzgar por el color de la piel o las costumbres?  La respuesta es simple y sencilla... NO!

"Aunque hace siglos de esta historia amarga 
Por amarga y por vieja se las cuento 
Porque las cosas no se aclaran nunca 
Con el olvido ni con el silencio."

El conmemorado día de la raza - que debería ser una fecha de luto por toda la sangre, muerte, abusos y maltrato que significó - nos encuentra en un atolladero patrocinado por una sentencia genocida y racista que mata en vida a miles de personas en nuestro país, una sentencia que avergüenza al mismo presidente de la república y que deja mucho que decir de personas que están al frente de importantes tribunales del estado dominicano.  Esos "cristianos" que van elegantemente vestidos a las misas oficiales en la catedral pero cuyas disposiciones son más malditas que el mismo demonio. 


Somos tan asesinos como el Trujillo que tanto condenamos por, entre otras cosas, su actuación en 1937, somos aún peor porque estamos matando miles de personas en vida, pisoteando sueños, arrebatando oportunidades que nos han concedido a nosotros en el extranjero. Nos resistimos a ser  y sentirnos negros, queremos tener esclavos y ser más despiadados que los españoles de aquella época que importaron sus esclavos, nosotros estamos esclavizando a nuestros hermanos, queremos que nos sirvan sin que ellos tengan derecho a vivir.

Rita Indiana lo ha explicado de forma magistral en su artículo Magia Negra, Yo solo quiero recordar a unos cuantos que ellos son nosotros, que lo que ha pasado en el tribunal constitucional es una vergüenza que no hace más que demostrar lo racistas que somos y que practicamos el tipo de racismo más irracional que puede existir, uno que nos hace buscar parejas para "aclarar la raza" y que de la forma más estúpida utilicemos términos con los cuales nos rechazamos a nosotros mismos. 

"Solo los taínos no son hijos de emigrantes en República Dominicana. El resto descendemos de los barcos." 

¡Hasta la próxima! 

-Los versos han sido tomados del poema de Pablo Neruda "Versainograma a Santo Domingo".

Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…