Ir al contenido principal

Nos queda la providencia

Esta semana estuve leyendo una entrevista que le hicieran a Ana Ferrer, en sus respuestas citaba algunas de las frases de su marido para motivar la labor que realizan en la India, me quedé con esta
"Adelante, si hay problemas, hay soluciones. Y, en cualquier caso, si no hay solución, está la providencia" 
La vida, por lo menos la vida de todo el que decide asumir los riesgos que implica avanzar, es un gran problema que requiere ser resuelto, solo hay que ponerse de pie para encontrar situaciones complicadas, a medida que avanzas se complican aún más; pero poco a poco vas a prendiendo a descubrir la solución de cada una de esas complicaciones, a evitarlas inclusive, y  vas construyendo tu propio camino. 

Camino al interior | Flickr | enigmático
Miles de revistas, libros, conferencias y "cuchucientos" coach certificados nos pintan de rosa la realidad, envuelven falsas ilusiones en papel celofán y como si todos estuviéramos dispuestos a ser borregos insisten en hacernos creer que por simple canalización de energías las cosas empezarán a funcionar y encontraremos la manera de hacerlo sencillo. Pero no siempre funciona, hay un punto del recorrido en el que, sin importar los logros que te hayas apuntado a los ojos de los demás, te das cuenta que no tienes nada. Es aquí donde se aplica la segunda parte de la frase, nos queda la providencia.

Estamos viviendo los últimos días de un año que en lo personal ha venido cargado de desafíos, muchos problemas que me han puesto entre la espada y la pared para los cuales han aparecido soluciones, pero a medida que pasa el tiempo y a pesar de los éxitos, que en su momento me han llenado de profunda alegría, te das cuenta de que la vida es frágil, inestable, de que no eres sueño de nada y al final estás a merced del destino.

Para los de espíritu aventurero esto es genial, para los que somos "control freak" es, a ratos, un tanto aterrador. Pasé casi seis años de mi vida dormida en los laureles de la seguridad, cobijada de escusas que una a una se superaban en estupidez. Recuerdo muchos 31 de diciembre sola en el techo de mi casa mirando al cielo y suplicando a Dios que viniera a cambiar la realidad que yo insistía en mantener igual. Era tranquilizante saber con exactitud lo que te esperaba cada mañana al despertar, pero con el paso de los años una vida como esa se vuelve insoportablemente aburrida, como un pantano del que cuesta mucho salir porque cada día parece tornarse más espeso... pero salí!

Han sido muchas las revoluciones, diez meses de aprender y desaprender, de reciclar viejas costumbres en versión mejorada, de entender experiencias del pasado a las que en su momento no le veía ningún sentido, de tener sueños cargados de promesas y despertar con las manos vacías, de aprender a disfrutar del hecho de no saber lo que pasará después.

Este es el momento de recapitular, agradecer a personas maravillosas que con lo rápido que pasan las cosas se han convertido en aves de paso de recuerdo eterno, este es el momento de disfrutar la sensación del deber cumplido por todo lo conseguido y de dejar que la vida misma se encargue de lo que no pudimos solucionar.

En cualquier caso, si no hubo solución, nos queda la providencia ;) 

Felices fiestas!  








Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…