Ir al contenido principal

Bolsas de plástico en busca de autenticidad

Uno de los principales problemas con que nos encontramos los trabajadores de oficina son los spams. Abres tu bandeja de entrada y te golpea una cantidad indecente de mensajes por leer de los cuales, a veces, menos del 10% es un asunto de trabajo o de importancia. El resto son spams. Pudiera resolver el asunto empezando a bloquear cuentas pero, por la naturaleza de mi trabajo, es una forma de ver lo que está haciendo la competencia y además nos podemos encontrar cosas bien interesantes.

Una mañana aparece uno de estos mensaje con el asunto ¿Por qué estás solter@? Y como me sentí aludida (cerca de los 30, soltera y con una patética trayectoria en relaciones sentimentales) abrí el mensaje. Aparece un lindo fondo de imagen en un hermoso rosa viejo con una serie de enlaces estéticamente organizados que hablan de procedimientos láser para borrar manchas  e imperfecciones de la piel, dietas especiales, talleres y coaching para el amor, medicina energética más todo lo que se pueda usted imaginar en nuevas estrategias de conquista. 





Ese es uno de los momentos en que piensas... Algo está descompuesto en el mundo o yo estoy descompuesta y no me termino de dar cuenta. No hay nada malo en querer lucir bien, en cuidar lo que comes para llevar una vida saludable, en usar una cremita que pueda ayudar a mejorar las marcas que deja en la piel una niñez hiperactiva (en mi época la hiperactividad era subirse en  un árbol, caerse de un columpio, pelarse las rodillas corriendo...) pero cuando empezamos a hablar de procedimientos para moldear el cuerpo, inyecciónes de sustancias para mejorar el aspecto, adoptar costumbres y posturas que no son tuyas para conquistar, asesoría para el amor... algo no está bien.  

Atraer es fantástico, sería universalmente hipócrita el que dice que le incomoda sentirse, en determinado momento, como el cuerpo del deseo. Es un plus para el ego que en una dosis controlada no creo que esté mal, pero lo que queremos, lo que verdaderamente necesitamos es más que eso (todos sabemos que la mayoría de las veces lo que atrae no es precisamente lo que enamora) ¿A caso no se han fijado en casos de personas con apariencias espectaculares que al mismo tiempo están espectacularmente vacías, tristes, deprimidas?
 Si no tengo amor, nada soy 
El problema con estos procedimientos y técnicas es que nos llevan a engañar y a engañarnos. No podemos encontrar algo real cuando nosotros mismos nos estamos disfrazando, es como pedir peras al olmo, exigir lo que no estamos en capacidad de dar, buscar autenticidad en el otro cuando  nos esforzamos en ser como bolsas de plástico. 

El amor es un sentimiento básico, encontrar anuncios donde se ofrezca coaching para el amor es un alarmante indicador del estado de decadencia en el que estamos. Nunca encontraremos en lo superficial las cosas que necesita nuestro interior. No podemos engañar la realidad, las proyecciones falsas atraen personas falsas (otro holograma de perfección) y terminas más infeliz que al principio del proceso. El problema no es someterse a un tratamiento para mejorar el aspecto físico, la tragedia del asunto es que en la mayoría de las ocasiones resulta ser solo un bálsamo para aliviar el rechazo que sentimos por lo que somos, y pretender construir una vida con sentido basada en ese camuflaje es lo que va después de una utopía (si es que existe algo más imposible). 

Si el propósito de un procedimiento estético no tiene un objetivo sentimental, bienvenidas sean las cuchillas y los implantes, pero si el objetivo va más allá, estás en el preludio de un costoso epic fail! 
A veces, el poder de conjurar el hechizo se encuentra en el descubrimiento de tus virtudes ;)  


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…