Ir al contenido principal

Y te conocí

Somos seres diseñados para vivir de manera sencilla que han insistido en ser complejos, vivimos en una sociedad que hemos hecho compleja y paradójicamente estamos en la búsqueda inconsciente de un rayo de simplicidad que pueda encajar en nuestra realidad y aceptarla, el hada madrina que ordena todo en el  ideal de vida que no podemos parar de soñar (aunque a ratos nos parezca una utopía).
Con el tiempo nos damos cuenta de que conocer a alguien va más allá de un apretón de manos y una sonrisa forzada. Así nos presentamos, y en automático la mente se hace una idea del otro...
El mundo siempre será una extensión de mi, amaré mis mejores cualidades en los demás y rechazaré lo peor de mi persona. Excusada en la vergüenza me sentiré segura bajo la cobija de mis miedos y me auxiliaré de cuantas emociones pueda para ocultarlos, sin saber que en mi propio afán por demostrar que no están se encuentra  la más clara evidencia de su presencia. Te conocí, cuando pude desnudar mis debilidades y vi tu reflejo en ellas. 


Conocerte implica ver el mundo a través de tus ojos sin dejar de ser yo. Entenderte, entendiéndome primero a mi. Amarte y hacerme vulnerable en el proceso, aunque implique deshacerme de la capa que me blinda ante la maldad del mundo pero que también impide que me sienta querida, porque el amor y el dolor entran por la misma puerta.  Conocerte es olvidar la complejidad del mundo que yo misma he ayudado a construir para volver a lo básico, para hacerme simple y verte tan simple como yo, para caminar junto a ti o ponerme en tus zapatos. 

No es cosa de dos, es de todos. Porque al final todos predicamos la hermandad, pero ¿cómo puedo ser hermano de quien no conozco? Si, para relaciones seculares es también preciso quitarse la capa, desnudar el ser, entenderte y entenderlos, quererte y quererlos. Habrá quien te ame por tu verdadero ser, habrá también quien te odie por la misma razón. Pase lo que pase, será por la verdad. Por primera vez en mucho tiempo estarás ante un sentimiento auténtico. 

Conocerte es conocerme y aceptar las consecuencias del proceso ;) 



Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…