Ir al contenido principal

Cuestión de confianza

Era una de esas conversaciones de las cuales quieres salir corriendo cuando te das cuenta que al interlocutor no le interesa compartir ideas sino convencerte de que él tiene la razón. 
- Esta es mi verdad y cada uno tiene la suya.- Así es como funcionan el sistema y siempre va a ser igual.- No se puede confiar en nadie. Maldito el hombre que confía en otro hombre, dice la biblia. 
Ese era mas o menos su discurso, repetido "cuchucientas" veces.

Estoy de acuerdo con que cada uno tienen su verdad y responde a las exigencias de la realidad que le ha tocado vivir, podría creer que se ha resignado ante las injusticias de este mundo al punto de saberse una pieza más de un sistema sin sentido y aceptarlo como definitivo, pero... ¿Que no se puede confiar en nadie?  ¿Realmente podemos vivir así?

En estos días leía un artículo que hablaba de la particular forma de contratar de un emprendedor cuya empresa tenía empleados alrededor del mundo que trabajaban desde sus hogares en los horarios que ellos mismos asignaban y modificaban según su criterio y sus necesidades. El secreto estaba en la contratación y un período de prueba donde las personas demostraban que contaban con las aptitudes necesarias para desarrollar sus labores y su  nivel de compromiso. No era un compromiso con el jefe, ni con la empresa sino con ellos mismos, cuestión de valores. Al final, el éxito de esta empresa radica en la confianza depositada en sus colaboradores, la confianza de que contando con toda la libertad de la que quisieran disponer, producirían los resultados esperados en el tiempo acordado. 

Luego me encontré con este artículo de Mar Abad donde Ignasi Giró se disculpa ante los patrocinadores de su proyecto y recibe una maravillosa reacción.


 ‘I bought your idea. Keep going!’ (Yo compré tu idea. ¡Sigue con ello!’). Y esto nos ha hecho ver que no tenemos compradores al otro lado. Tenemos personas que confían en nosotros".

Señores, la vida es cuestión de confianza. En algún momento hay que creer en alguien, cerrar los ojos, dejarse ir y confiar en que tu equipo no te dejará caer (como hacíamos en las dinámicas de habilidades directivas que nos diera Jorge Palacios en Madrid). 

Confías en la Sra. que cuida tus hijos mientras trabajas, en el chofer que conduce el autobús en que te transportas a la oficina, en la institución financiera donde depositas tus ahorros, en las personas que trabajan para ti. 

¿Realmente confías en las personas que trabajan para ti? Deberías. 

Tristemente, nos hemos hecho expertos en aparentar que estamos trabajando cuando no hay nada que hacer en la oficina y nuestros jefes pasan de vez en cuando (Y no hay cosa mas agotadora que esa!) porque si nos ven sin hacer nada da la sensación de que no se está haciendo la gestión que nos corresponde, porque hay que cumplir el horario establecido, porque no confían en nosotros. Y así nos engañamos empleados y empleadores. 

www.guioteca.com


Todos los aspectos de nuestras vidas van regidos por principios universales invariables. No puedes vivir al asecho de tu pareja para comprobar su fidelidad, no vas disfrutar de los beneficios de una inversión si no crees en ningún proyecto y no verás desarrollado el potencial de tus empleados en los resultados de la empresa sin no confías en ellos. 

La fórmula es muy sencilla

"Hire people you trust, then trust them."Jim Watson

  




Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…