Ir al contenido principal

Lo que se dice


Vive para ti y olvídate del mundo!
Quizás suena un poco egoísta, no? Pero lo repetimos muchas veces, especialmente en los momentos en que la gente cuestiona tus acciones, tus decisiones, tu estilo de vida, o tu reacción ante cierto evento. Es de las frases que, para no malinterpretar, debemos contextualizar.

Somos muy dados a formarnos opiniones de la gente según sus acciones y comportamiento en determinado momento, para bien o para mal, esa opinión va cambiando a medida que conocemos la personas. Alguien que al principio te caía muy bien, deja de agradarte; empiezas a entender los motivos de esa persona cuya presencia te resultaba insoportable, quitas razón a quien la otrorgaste en algún momento,  así va cambiando nuestro parecer.

Es imposible evitar hacer juicios, formarse opiniones y actuar en consecuencia. Nos han educado para eso, rechazarlo, sería mentirnos a nosotros mismos y a la persona frente a  la cual  hacemos tal aseguración. Conscientes de esta realidad, y creyendo que debemos satisfacer a todo el mundo, uno tiende a sujetar sus acciones a las opiniones de los demás. Quiero cambiar la concepción de quien no me soporta (si me importa esa persona) y quiero mantener el agrado de quienes me demuestran simpatía. En ese proceso sacrificamos lo que de verdad queremos decir/hacer, lo que de verdad somos.

En el transcurso de la vida, las opiniones de la gente sobre tu persona van a cambiar en función de lo que ellos esperan de ti versus lo que tú haces. Debes prepararte para vivir con el rechazo de quien te ama hoy y volver a aceptar su amor después, debe importarte nada lo que otros piensan de lo que haces cuando sabes que estás haciendo lo que tienes que hacer.

Lo único que necesitas es tiempo. Tiempo para entender, para que te entiendan y un corazón sincero, abierto y en disposición de volver a amar, de confiar de nuevo, de esperar lo que haga falta.

Metemos la pata, como los otros; tenemos malos días, como los otros; seremos juzgados erróneamente, como hacemos con los otros. Por eso, no hay que prestar tanta atención a lo que se dice.



Hay días en el trabajo que puedo resultar molesta a algunos de mis compañeros por hacerles muchas solicitudes consecutivas para cumplir con lo que tengo que hacer y no me interesa que venga otro a comentarme lo que "fulano/a" dice de mi. Sí, estoy siendo insoportable, pero es lo que tengo que hacer para completar mi tarea. Otro día puede ser mi jefe el que me ponga demasiadas asignaciones, como si yo fuera un pulpo, y en esa ocasión seré yo quien queje, pero él está haciendo lo que tiene que hacer para conseguir los resultados que ha programado. Seremos víctimas o victimarios, pero cada uno debe cumplir el papel que le corresponde en su momento sin prestar atención a lo que se dice.

Como si no bastaran los ejemplos, en estos días estuve leyendo el post 11 Things You Will Regret in Your 30s y el apartado número 11 es, nada más y nada menos,

11. Caring too much about what others think

It seems we're guilty of this at every age. Don't waste more time on this useless habit in your 30s. Stop investing time and energy into caring about what people who don't care about you think. The ones who do care for you will accept you as you are.
Vive para ti, porque no podrás entender a nadie si no te entiendes primero. Olvídate del mundo,  porque quien de verdad te ama, a quien en realidad le importas, a su debido tiempo entenderá tus razones.  

Mientras tanto, no aceptes que nadie venga a contarte lo que se dice ;)

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…