Ir al contenido principal

Que la despedida no se convierta en olvido

There's never a right time to say goobye...

Hubiera un mar de hojas en el zafacón  si este post fuera un manuscrito, por la cantidad de veces que empiezo, borro y vuelvo a empezar. Nunca es fácil despedirse! Ni siquiera cuando la despedida es escrita. 

                  Claudia y Lenín



Ustedes han sido los responsables de que iniciara este capítulo. Gracias por tomarme en cuenta, por elegirme para formar parte de este equipo, por apostar a mis capacidades en cada una de las tareas que han dejado bajo mi responsabilidad, por la apertura demostrada en cada una de las reuniones en las que, como división, participamos. No en todos los lugares de trabajo sientes la libertad de aportar ideas, recomendar modificaciones, expresar desacuerdos... Siempre habrá oportunidades de mejora, cosas con las que no estaremos de acuerdo (porque uno mira la realidad desde la posición de empleados y ustedes desde la posición de jefes y propietarios. Si estuviéramos de acuerdo en todo, alguien no está representando bien su papel en la empresa) pero ha sido una experiencia  muy grata y muy enriquecedora la que he vivido como empleada de ustedes.


Queridos compañeros 



Uno siempre se cuida de no ligar la gimnasia con la magnesia en el trabajo. Llevarse bien pero mantener una distancia saludable pero.... Cómo no quererlos? En realidades como las que nos ha tocado vivir, donde la gente es cada vez más falsa, encontrar la autenticidad de sentimientos que uno encuentra en ustedes han hecho que mis jornadas sean agradables sin importar el estrés que caracteriza algunos días.
"Hay muchos monstruos en las cabezas de la sociedad, así que cuando aparece alguien limpio, transparente, sin malos rollos, se agradece". Marga Cabrera
 Rayner y su sentido del humor, Yon y sus frases particulares (no se me va a olvidar el "Flow Malaguetón" y "La Verdadera Vainilla" jajaja!), Héctor y su manera de ver todo desde una perspectiva matemática (aparte de que compartimos afición por la belleza de las noches de luna llena). No se me puede quedar Daniel, para el que siempre fui "Fiol" y Don Martín que siempre me decía en automático "Buenos días Doña Fiores" y luego se disculpaba y me decía Señorita Fiores  jejeje.




Por la cercanía, por la naturaleza del trabajo, por alguna razón que no podemos explicar. Hay personas que nos resultan más cercanas, con las que compartes historias, a quienes conoces hasta por sus gestos... Cuanto los voy a extrañar! Laura y sus miradas expresivas (mi compañera de window shopping que insiste en decir que soy su personal coach) , Emelyn siempre tan tierna y atenta (y tan dulcera como yo!), pocas veces coincide la brillantez y la humildad en una sola persona como en Tomás, siempre te he dicho que eres genial. He vivido con Elaine mil historias (y algún día escribiremos "El poder los mandos medios" :p), Olivert y nuestras infinitas conversaciones-reflexiones-lecciones (cada vez que leas yorokobu, te acordarás de mi =D). 

Junior, Alexandra, Doña Isis (una verdadera campeona de la vida), Carmen (que le pedía a sus esposo que no se fuera antes de que yo arrancara cuando nos tocaba quedarnos hasta las 10:00 pm). GRACIAS!

Ahora me toca volver a posición anterior, en cierto modo es como regresar a "Macondo", entre asustada y expectante estoy dispuesta a vivir las nuevas lecciones y experiencias que la vida tiene para mí. Hoy termina un capítulo, pero a esta historia le faltan muchas páginas por escribir. El desafío será, no perdernos. 

Con cariño, 

Fiores. 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…