Ir al contenido principal

Sorpresas de la vida

Cada vez que hablo de estos temas, inevitablemente debo recordar mis conversaciones con Eric Carrasco.

- Dejemos que la vida nos sorprenda! 

Así suele decir cada vez que se me sale la "control freak" interior y empiezo a cuadrar un futuro que no conozco. Insistimos en organizar la vida con la precisión con que se mata una cucaracha voladora (si usted lo ha intentado, sabe que se necesita un movimiento rápido y preciso). Moldear conductas, preparar eventos, imaginar hasta los diálogos que vamos a tener con las personas a fin de que todo salga como hemos previsto, dando por sentado que todo saldrá bien y abrazándonos al falso positivismos de un coach quebrado en busca de borregos que paguen sus cuentas. 

Se nos olvida que nuestra perspectiva es corta y que, a veces, lo mejor que nos puede pasar es que no se cumplan nuestros planes.  

Cuando hablo de sorpresas de la vida, no me refiero solo a las cosas buenas que nos pasan, sino también a aquellas trampas en las que caemos víctimas de nuestra propia rebeldía, de nuestra ambición, de nuestra prisa. A veces hace falta caerse para darse cuenta que el tiempo invertido en la toma de una decisión no es perdido que, igual que los demás seres vivos, para poder crecer debemos completar ciclos de madurez y que las cosas forzadas, instantáneas o demasiado fáciles nunca han sido buenas. Pero queremos correr sin gatear, graduarnos sin aprender, ser reyes sin pelear por la corona.

He tenido mañanas donde despierto sonriente y satisfecha porque al abrir los ojos me doy cuenta que la realidad es mejor de lo que la había soñado. Requirió trabajo, esfuerzo y sacrificio pero no hubo que fingir ni hacer fingir a nadie, solo ponerme en disposición de vivir una jornada intensiva de nuevas experiencias con un espíritu aventurero que no sabía que tenía, sin un rastro de miedo y con la mente como una esponja para absorber cada día, deseando que mis ojos fueran una cámara fotográfica para capturar cada instante, cada lugar, cada persona que tenía oportunidad de conocer. La bola estaba en mi cancha, era consciente de que no sería eterno y me disfruté todo el proceso. 

Ahora la vida me vuelve a sorprender, esta vez me toca jugar del lado de los "perdedores", y si le buscamos el lado bueno, dicen que cuando pierdes es cuando más aprendes. 
"Los cambios que a veces nos parecen desfavorables, al final, son para bien porque hacen que nos esforcemos más despertando el genio y descubriendo posibilidades más brillantes que antes no habíamos visto". Carlos Singer  
_mbrandm_ on Instagram
Nadie crece en la zona de confort pero, cuánto cuesta salir de allí?! Cuesta horas de sueño, cuesta la tranquilidad que da la seguridad, desaparecen las señales que marcan el mejor camino. Solo quedas tú y un instinto en el que no confías del todo pero que es tu única opción. 

La vida me ha vuelto a sorprender. Esta vez no hay confetis ni fiesta de bienvenida, solo un montón de lecciones con mi nombre en el titular y muchos sueños que parecen haber quedado en stand by. Toca hacer un llamado al ingenio, a la suerte... Ya encontraré la manera de salir, y en una versión mejorada ;) 

Wish me luck! 






Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…