Ir al contenido principal

Como Guido

En mi lista de películas favoritas siempre habrá un lugar para "La vida es bella". Fue una de las mejores lecciones que nos diera Sor Arisleida en la clase de religión en el colegio, ella siempre lograba hacernos reflexionar, y al final, una hora resultaba muy corta por los niveles de interacción que conseguía cada semana. Recuerdo ese día como ahora, nos llevó al salón donde las monjas veían televisión y nos pone esta película en italiano sin importarle que nosotros solo hablábamos español, ella sabía que si prestábamos atención captaríamos el mensaje. 

Ahí estaba Guido, haciendo tonterías con su amigo. Yo empezaba a creer que estaba ante la hora más eterna y aburrida de mi vida, ¿quién me iba a decir que trece años más tarde (yo misma no puedo creer que ha pasado tanto tiempo) estaría escribiendo sobre las lecciones que aprendí ese día.  


Osado, un poco loco, enamorado y empeñado por hacer de su precaria realidad el mundo perfecto para vivir con su princesa. Una escena tras otra Guido nos enseña con una maestría singular a pulir el lado opaco de la vida. Con tal creatividad, romanticismo y pasión ¿quién no querría ser su princesa? Pero pertenecía a un momento histórico maldito donde el racismo y la diferencia de clases  conspiraron  para destruir el maravilloso mundo que había creado para ellos en una humilde casa con un hermoso jardín a la entrada. 

Hace poco, conversaba con un amigo venezolano sobre la realidad de su país (que no está precisamente en su mejor momento), entre enfadado y preocupado me decía todas las cosas relacionadas con su carrera y su futuro que le agobiaban. Los políticos, el sistema, el hecho de que llega un momento en que te encuentras entre la espada y la pared; a veces es preciso sacrificar tus ideales para poder tener una vida decente y, cuando eres una persona de buenos principio, es muy fuerte adaptarse a una realidad así. Ese tipo de conversaciones elevan mis niveles de indignación porque también me veo a mi.  Pienso en mi  afán por hacer las cosas bien, por cumplir como hija, como ciudadana, como profesional y encontrarme de frente un mundo que funciona por influencias, donde también hay que tragarse lo que uno cree, lo que uno es, para poder avanzar en ciertas esferas. Pero me acordé de Guido. 

Estando en un campo de concentración hizo lo imposible para que su pequeño hijo creyera que todo se trataba de una un juego por su cumpleaños, Guido pintó el infierno de paraíso. Cuando desafió la seguridad de aquellos guardias sin escrúpulos para enviar un mensaje a Dora (su princesa), nos enseña hasta donde llega el amor (y por creer en esa clase de amor siempre seré una dreamer). No soy partidaria de vivir en una burbuja, pero a veces hace falta atreverse a creer que las cosas pueden ser distintas para poder vencer o cambiar la desgracia. Si nuestro personaje se resigna a que enamorar a Dora era imposible, la pobre hubiera quedado condenada a casarse con el aristócrata frío y odioso con la que estaba prometida, si no hubiera escondido a su hijo e inventado aquella historia de la competencia, el pequeño hubiera muerto y él hubiera pasado sus días en el campo de concentración como un desgraciado más al quien le tocó aquella durísima realidad. Pero era feliz cada vez que veía la carita tierna de su pequeño cuando salía de su escondite al final del día y, en cierto modo, siempre tuvo la esperanza de llegar a casa, darse un baño y hacerle el amor unas cuantas veces a su princesa. 

Al final, nuestro querido personaje italiano muere, pero gracias a sus locuras Dora vivió el amor de su vida y su hijo nos contó la historia del mejor padre del mundo. La vida es dura. A veces nos tocan realidades injustas y a veces nosotros mismos la complicamos hasta hacerla injusta. Pero hay que ser un poco osados, hacernos un poco los locos e imaginar que al final de todo este rollo, si nos esforzamos, conseguiremos el premio, como Guido.







Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…