Ir al contenido principal

Cuando el objeto va en contra de la causa que representa

Siempre hay un lugar cerca de tu trabajo o de la universidad al que pones un título de propiedad imaginario y lo haces parte de ti. Un cafetería, una plaza comercial... el caso es que hasta hace poco, ese lugar favorito para mí era la plaza comercial Galerias 360. Estaba cerca de la oficina, no había la abrumadora cantidad de gente que hay en Ágora Mall, estacionamiento fácil y gratis, el ambiente muy acogedor, estaban todos los bancos donde tenía que resolver mis diligencias financieras, el cine que un jueves en la tarde seduce a cualquiera y, lo más importante, hay una franquicia de mis helados favoritos :)  Hasta caminar por los pasillos resultaba agradable, siempre había una mini exposición o una actividad que llamara la atención en la que te podías entretener por unos minutos.

 El pasado mes de mayo, como forma de conmemorar el día mundial del reciclaje realizaron la segunda edición (no vi la primera) de la feria recicla 360, una iniciativa cuyo propósito era concienciar a la población de los modelos alternativos para la preservación del planeta. Hasta ahí todo va muy bien, pero luego me toca pasar por el atrio central y me encuentro con esto. 

Ciudad Galáctica

La Ciudad Galáctica, obra del artista Ernesto Arias,  fue la gran protagonista de la feria. Desechos pintados de plateado y organizados en forma de cruz con un juego de luces que eran las que verdaderamente le daban el protagonismo. Recuerdo que en un par de ocasiones me tocó pasar por ahí y ver el artista orgulloso explicar los detalles de su obra a conocidos o a alguna persona curiosa que aprovechaba su presencia para preguntarle. Yo, en calidad de simple mortal  artísticamente inculta, me preguntaba una y otra vez qué rayos tiene que ver esta aparatosidad con el reciclaje?

Según Wikipedia,  nuestro manual de referencia #2 en la red (el #1 es san Google), el reciclaje es un proceso cuyo objetivo es convertir desechos en nuevos productos para prevenir el desuso de materiales potencialmente útiles, reducir el consumo de nueva materia prima, reducir el uso de energía, reducir la contaminación del aire y de agua por medio de la reducción de los sistemas de desechos convencionales, así como disminuir emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la producción de plásticos.

No discuto el hecho de que esto sea una obra de arte, el arte es subjetivo y está en los ojos de quien lo sepa y pueda apreciar, de manera que perfectamente podría catalogarse como obra de arte. Lo que no entiendo es qué relación guarda con el concepto del reciclaje. El hecho de que se tome un montón de basura, se pinte y se ilumine no aplica como método de reciclaje.  Aparte de adornar la plaza por unas semanas, cuál ha sido la utilidad de la pieza? En qué momento encaja el juego de luces con la reducción del uso de energía? Cuáles fueron los parámetros utilizados por los patrocinadores para colocar eso allí como símbolo de una feria del reciclaje? 

Al apoyar estas causas nos volvemos tan hipócritas que rayamos en la estupidez. No fue ron una ni dos las personas que iban, cámara en mano, a posar frente a la Ciudad Galáctica, no fueron uno ni dos los medios que publicaron el evento, pero nadie cuestionó aquello,  a nadie le pareció extraño, las luces nos deslumbraron tanto que han empañado hasta nuestro juicio crítico y por todo lo alto se aplaudió aquella irracionalidad. 

Este seria un buen momento para reflexionar sobre las cosas en las que participamos, las causas que apoyamos y lo infinitamente estúpidos que podemos llegar a ser, a veces.  Esto es solo una muestra sencilla de lo que nos está pasando, el figureo le está ganando al raciocinio y nuestras vidas van quedando tan huecas, tan falta de esencia, como la basura pintada de plateado que aún con el efecto de la luz sigue siendo basura. 






Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…