Ir al contenido principal

Cuestión de perspectiva

Recuerdo como hoy el día en que la conocí. Segura, decidida, de sonrisa amplia y una sinceridad de esas que aniquila cualquier atisbo de de hipocresía que pudiera aparecer frente a ella. Acababa de pasar por un divorcio y estaba en la etapa de "mujer liberada" que a muy pocas les toca vivir. Es una buena época porque no tienes grandes responsabilidades económicas, un salario que te permite cierta holgura, amigas solteras para compartir una par de tragos y muchas actividades en las cuales inscribirte y descubrir nuevas ventanas al mundo y a la vida. Lo malo es la soledad, tienes a todos pero nadie es exclusivo para ti. 

Siempre llamó la atención su inteligencia, la responsabilidad con que llevaba las labores a su cargo, su don de mando y su capacidad de aprendizaje. Incluso quienes no la soportaban por su carácter, tuvieron  que tragarse su ego y aprender a convivir con ella por su brillantez. No era el tipo de persona que resalta por su simpatía y poco le importaba hacer amigos a diestra y siniestra. Con el tiempo fuimos encajando, cual piezas de rompecabezas, nuestras conversaciones pasaron de lo trivial a lo particular y nos hicimos amigas. 

Entre su afán por conseguirme pareja y sus locas conclusiones tras leer los libros e Weiss a veces me volvía loca, pero era una locura que disfrutaba. Siempre la visualicé libre pero con el tiempo llegó el amor a  su vida y decidió quitarse las las alas, poner en pausa su rebeldía y comprometerse con un nuevo papel como esposa. Un par de años más tarde estábamos leyendo el diario de una embarazada y ahora el destino de nuestras "tardes de chicas" ahora es el área de juegos de los lugares donde decidamos ir (lo cual no me incomoda en lo absoluto porque me encanta ser "la tía Fiores"). La vida nos ha cambiado a ambas más de lo que hubiéramos imaginado, ella sigue siendo libre, se ha colocado de nuevo sus alas, pero su vuelo tienen otros horizontes. 

Por su forma de ser, la imaginaba siempre como jefa de donde fuera que estuviese trabajando. Liderando algún equipo de investigación, viajando, mandando al carajo a muchos estúpidos elitistas con su particular actitud y siendo feliz de esa manera. Pero la vida le aguardaba otro destino.

Han pasado algunos años desde que nos conocimos, ahora ha desarrollado esa particular sabiduría que da el instinto maternal, viene su segundo hijo en camino y la última vez que nos reunimos me ha confesado que su única ambición ahora es dedicarse a la crianza de sus pequeños y que hasta ha llegado a contemplar la idea de tener otro más. Poco quedaba de aquella joven rebelde que conocí, pero no imaginan cuanta felicidad, satisfacción y seguridad sentía en sus palabras ahora. 

La liberación femenina, la igualdad y todas sus reivindicaciones, a veces, nos hacen olvidar que también hay posibilidad de ser feliz para las que deciden quedarse en casa, que ser ama de casa no es una sentencia al estancamiento sino otro tipo de crecimiento, y que para muchas mujeres parir es tan necesario como para otras es conseguir un ascenso o comprarse un carro. Mi amiga hablaba y yo alucinaba, decía cosas que nunca imaginé que escucharía salir de su boca, con tal seguridad, con tal alegría que yo no podía hacer otra cosa más que poner toda mi atención y sonreír orgullosa de ella. 

No sé si yo algún día vaya a tener hijos, si algún los llegara a tener seguro me darán membresía VIP en el Club de malas madres y mi amiga lo sabe. Hemos encontrado la forma de entender la felicidad de cada una sin recriminarnos nada y sintiéndonos sinceramente orgullosa de lo que ha decidido ser la otra. Encantada seguiré encontrándome con ella en parques de juegos, cambiando pañales en los baños familiares de las plazas y seguiré disfrutando compartiendo helados con mis sobrinos postizos mientras mi ropa queda hecha un desastre. También se que ella será feliz escuchando mis historias, que seguirá insistiendo en que tenga una aventura con alguien y apoyándome mientras construyo lo que quiero ser. 



No hay una receta para el bienestar y no siempre se encuentra en el mismo lugar para todos, es cuestión de perspectiva ;) 

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…