Ir al contenido principal

Cuestión de perspectiva

Recuerdo como hoy el día en que la conocí. Segura, decidida, de sonrisa amplia y una sinceridad de esas que aniquila cualquier atisbo de de hipocresía que pudiera aparecer frente a ella. Acababa de pasar por un divorcio y estaba en la etapa de "mujer liberada" que a muy pocas les toca vivir. Es una buena época porque no tienes grandes responsabilidades económicas, un salario que te permite cierta holgura, amigas solteras para compartir una par de tragos y muchas actividades en las cuales inscribirte y descubrir nuevas ventanas al mundo y a la vida. Lo malo es la soledad, tienes a todos pero nadie es exclusivo para ti. 

Siempre llamó la atención su inteligencia, la responsabilidad con que llevaba las labores a su cargo, su don de mando y su capacidad de aprendizaje. Incluso quienes no la soportaban por su carácter, tuvieron  que tragarse su ego y aprender a convivir con ella por su brillantez. No era el tipo de persona que resalta por su simpatía y poco le importaba hacer amigos a diestra y siniestra. Con el tiempo fuimos encajando, cual piezas de rompecabezas, nuestras conversaciones pasaron de lo trivial a lo particular y nos hicimos amigas. 

Entre su afán por conseguirme pareja y sus locas conclusiones tras leer los libros e Weiss a veces me volvía loca, pero era una locura que disfrutaba. Siempre la visualicé libre pero con el tiempo llegó el amor a  su vida y decidió quitarse las las alas, poner en pausa su rebeldía y comprometerse con un nuevo papel como esposa. Un par de años más tarde estábamos leyendo el diario de una embarazada y ahora el destino de nuestras "tardes de chicas" ahora es el área de juegos de los lugares donde decidamos ir (lo cual no me incomoda en lo absoluto porque me encanta ser "la tía Fiores"). La vida nos ha cambiado a ambas más de lo que hubiéramos imaginado, ella sigue siendo libre, se ha colocado de nuevo sus alas, pero su vuelo tienen otros horizontes. 

Por su forma de ser, la imaginaba siempre como jefa de donde fuera que estuviese trabajando. Liderando algún equipo de investigación, viajando, mandando al carajo a muchos estúpidos elitistas con su particular actitud y siendo feliz de esa manera. Pero la vida le aguardaba otro destino.

Han pasado algunos años desde que nos conocimos, ahora ha desarrollado esa particular sabiduría que da el instinto maternal, viene su segundo hijo en camino y la última vez que nos reunimos me ha confesado que su única ambición ahora es dedicarse a la crianza de sus pequeños y que hasta ha llegado a contemplar la idea de tener otro más. Poco quedaba de aquella joven rebelde que conocí, pero no imaginan cuanta felicidad, satisfacción y seguridad sentía en sus palabras ahora. 

La liberación femenina, la igualdad y todas sus reivindicaciones, a veces, nos hacen olvidar que también hay posibilidad de ser feliz para las que deciden quedarse en casa, que ser ama de casa no es una sentencia al estancamiento sino otro tipo de crecimiento, y que para muchas mujeres parir es tan necesario como para otras es conseguir un ascenso o comprarse un carro. Mi amiga hablaba y yo alucinaba, decía cosas que nunca imaginé que escucharía salir de su boca, con tal seguridad, con tal alegría que yo no podía hacer otra cosa más que poner toda mi atención y sonreír orgullosa de ella. 

No sé si yo algún día vaya a tener hijos, si algún los llegara a tener seguro me darán membresía VIP en el Club de malas madres y mi amiga lo sabe. Hemos encontrado la forma de entender la felicidad de cada una sin recriminarnos nada y sintiéndonos sinceramente orgullosa de lo que ha decidido ser la otra. Encantada seguiré encontrándome con ella en parques de juegos, cambiando pañales en los baños familiares de las plazas y seguiré disfrutando compartiendo helados con mis sobrinos postizos mientras mi ropa queda hecha un desastre. También se que ella será feliz escuchando mis historias, que seguirá insistiendo en que tenga una aventura con alguien y apoyándome mientras construyo lo que quiero ser. 



No hay una receta para el bienestar y no siempre se encuentra en el mismo lugar para todos, es cuestión de perspectiva ;) 

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…