Ir al contenido principal

Its not easy but it's a life

En una de las clases que tomo en Coursera, conocí a Pavel Brilliant, un emprendedor ucraniano que combina con maestría la sencillez, la brillantez y espontaneidad. Recuerdo que en nuestras primeras conversaciones me contaba entusiasmado sobre los negocios que hacía y lo orgulloso que estaba de ser su propio jefe. Yo pasaba por uno de esos períodos de "toy jarta de ser empleada", por el que pasa todo empleado explotado y mal pagado así que, mientras me contaba, yo moría de envidia. 


Entre una conversación y otra pasaban varias semanas pero, dado que tenemos varios intereses en común, siempre es un placer hablar con él. En eso llegó la guerra en Ucrania y revolvió todo, la vida de Pavel y mi actitud ante mi propia vida. 

De este lado hemos sido testigo de las determinaciones de Putin y el drama humando en  Ucrania, lo vemos con mucha pena, pero tan lejano como si se tratara de una producción hollywoodense. 


Yo también lo veía así, un episodio muy triste, pero muy ajeno. Hasta que tuve oportunidad de volver a conversar con Pavel. Esa realidad que sentía tan lejana, era el diario vivir de alguien a quien ya consideraba de los míos y su actitud ante aquel drama de vida  me han hecho reconsiderar todas mis quejas ante la realidad que me ha tocado vivir. 

"We are having some problems because of war in Ukraune, so I cannot tell that everithing is great this time" 
Así empezó a contarme cómo las cosas habían cambiado.  Los negocios están colapsando, todos los precios han subido al doble, los salarios son dos veces más bajos, la moneda se ha devaluado de forma escandalosa, no habrá gas en muchas de las ciudades en invierno (ya podrán imaginar las implicaciones de esta situación, porque un invierno en Ucrania no es poca cosa) por las políticas de gobierno en contra de Rusia, las fronteras están cerradas para los hombres que pueden ser reclutados por el ejército y el territorio de guerra se ensancha día a día.   

Qué se supone que le diga uno a una persona que se encuentra en esa situación?  Cómo alentarle cuando yo misma me imagino en una situación similar y me pongo en estado de shock. El año pasado había sido un año grandioso para él, se la había pasado viviendo entre trenes y hoteles, haciendo negocios por toda Ucrania. Ahora su país es una cárcel que pinta todos los días un panorama más sombrío. La verdad, no sabía qué decirle. Es unan situación verdaderamente compleja, sin embargo, termina su descripción de la  situación diciendo: 
Don't mind. I Think I'll come up with something about to do. It always happens" 
No se sintió desgraciado por vivir allí, no culpó al destino por la guerra, no me dijo nada depresivo o desesperanzador.  Simplemente era un momento difícil que pronto encontraría la manera de superar. Su actitud me ha puesto a reflexionar sobre la forma en que encaramos la dificultad, las cosas a las que llamamos dificultad y que no dan ni por el tobillo a la situación actual de Pavel. 

No solo nos volvemos un mar de quejas cuando las cosas van mal, sino que ahora se presenta como una opción el suicidio. Es muy preocupante la perspectiva desde la cual se ha enfocado el suicidio del actor Robin Williams y el gesto heroico que hemos puesto a un mensaje de despedida que anda por ahí con cortos de sus películas. Me encantaba ese actor, seguiré disfrutando de sus películas como el primer día pero su suicidio  me da tristeza por él y me preocupa por la forma en que se ha presentado ante el mundo. No debe ser una opción. 

Muchos planes no funcionan, Murphy insiste en acompañarnos más de lo que debería, la vida nunca ha sido el ideal que Disney y Hollywood nos ha sembrado en la cabeza y no hay que volverse locos por eso. Al contrario, la dificultad lo que nos hace crear donde no hay, descubrir posibilidades que jamás hubiéramos imaginado y vivir un sueño mejor que el que aparece cuando cerramos los ojos.

No es fácil, pero es una vida. Muchos quisieran el chance que estamos viviendo ;)

Hasta la próxima! 






Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…