Ir al contenido principal

Its not easy but it's a life

En una de las clases que tomo en Coursera, conocí a Pavel Brilliant, un emprendedor ucraniano que combina con maestría la sencillez, la brillantez y espontaneidad. Recuerdo que en nuestras primeras conversaciones me contaba entusiasmado sobre los negocios que hacía y lo orgulloso que estaba de ser su propio jefe. Yo pasaba por uno de esos períodos de "toy jarta de ser empleada", por el que pasa todo empleado explotado y mal pagado así que, mientras me contaba, yo moría de envidia. 


Entre una conversación y otra pasaban varias semanas pero, dado que tenemos varios intereses en común, siempre es un placer hablar con él. En eso llegó la guerra en Ucrania y revolvió todo, la vida de Pavel y mi actitud ante mi propia vida. 

De este lado hemos sido testigo de las determinaciones de Putin y el drama humando en  Ucrania, lo vemos con mucha pena, pero tan lejano como si se tratara de una producción hollywoodense. 


Yo también lo veía así, un episodio muy triste, pero muy ajeno. Hasta que tuve oportunidad de volver a conversar con Pavel. Esa realidad que sentía tan lejana, era el diario vivir de alguien a quien ya consideraba de los míos y su actitud ante aquel drama de vida  me han hecho reconsiderar todas mis quejas ante la realidad que me ha tocado vivir. 

"We are having some problems because of war in Ukraune, so I cannot tell that everithing is great this time" 
Así empezó a contarme cómo las cosas habían cambiado.  Los negocios están colapsando, todos los precios han subido al doble, los salarios son dos veces más bajos, la moneda se ha devaluado de forma escandalosa, no habrá gas en muchas de las ciudades en invierno (ya podrán imaginar las implicaciones de esta situación, porque un invierno en Ucrania no es poca cosa) por las políticas de gobierno en contra de Rusia, las fronteras están cerradas para los hombres que pueden ser reclutados por el ejército y el territorio de guerra se ensancha día a día.   

Qué se supone que le diga uno a una persona que se encuentra en esa situación?  Cómo alentarle cuando yo misma me imagino en una situación similar y me pongo en estado de shock. El año pasado había sido un año grandioso para él, se la había pasado viviendo entre trenes y hoteles, haciendo negocios por toda Ucrania. Ahora su país es una cárcel que pinta todos los días un panorama más sombrío. La verdad, no sabía qué decirle. Es unan situación verdaderamente compleja, sin embargo, termina su descripción de la  situación diciendo: 
Don't mind. I Think I'll come up with something about to do. It always happens" 
No se sintió desgraciado por vivir allí, no culpó al destino por la guerra, no me dijo nada depresivo o desesperanzador.  Simplemente era un momento difícil que pronto encontraría la manera de superar. Su actitud me ha puesto a reflexionar sobre la forma en que encaramos la dificultad, las cosas a las que llamamos dificultad y que no dan ni por el tobillo a la situación actual de Pavel. 

No solo nos volvemos un mar de quejas cuando las cosas van mal, sino que ahora se presenta como una opción el suicidio. Es muy preocupante la perspectiva desde la cual se ha enfocado el suicidio del actor Robin Williams y el gesto heroico que hemos puesto a un mensaje de despedida que anda por ahí con cortos de sus películas. Me encantaba ese actor, seguiré disfrutando de sus películas como el primer día pero su suicidio  me da tristeza por él y me preocupa por la forma en que se ha presentado ante el mundo. No debe ser una opción. 

Muchos planes no funcionan, Murphy insiste en acompañarnos más de lo que debería, la vida nunca ha sido el ideal que Disney y Hollywood nos ha sembrado en la cabeza y no hay que volverse locos por eso. Al contrario, la dificultad lo que nos hace crear donde no hay, descubrir posibilidades que jamás hubiéramos imaginado y vivir un sueño mejor que el que aparece cuando cerramos los ojos.

No es fácil, pero es una vida. Muchos quisieran el chance que estamos viviendo ;)

Hasta la próxima! 






Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…