Ir al contenido principal

Fuegos artificiales

Cada vez que conozco una nueva persona, ese primer momento se me queda como una estampa (por eso es que se habla tanto de la primera impresión). Ya sea por mail, por teléfono, en persona. Siempre recuerdo los gestos, las miradas la sensación que causa en mi el nuevo conocido/a. 

Con él, no fue la excepción. Cuanto entusiasmo! Mientras hablaba me quedé mirándolo con detenimiento. Sus movimientos, sus articulaciones, se veía todo tan programado, tan sobreactuado.  Los días fueron pasando y yo lo seguía estudiando. No es extraño encontrarse con personas que te hagan un papel para caerte bien en un momento, pero luego se les cae, o dejan caer, la careta. Lo que llamaba mi atención de él es que siempre estaba metido en personaje, con todos. 

Un día me convoca a una reunión y pensé que era una oportunidad maravillosa para continuar mi particular investigación. Me empieza a presentar unas ideas y en los primeros cinco segundos empiezan los "fuegos artificiales". toma un banco, se sienta en frente con pose "relajada", hace ademanes que podrían interpretarse como muestras de seguridad, se pone de pie y continúa con su magna exposición de una tontería. 

Al final, me dice que me va a poner en contacto, vía mail con una persona relacionada con la propuesta que me presentaba y en el correo noto algunas deficiencias que no se corresponden con la "espectacularidad" de sus ideas, con los fuegos artificiales. 

En esa misma conversación me comentó que ha desempeñado muchas funciones en su ejercicio profesional, entre ellas, había sido vendedor (imagino que muy bueno). De repente, todo cobró sentido.

Es increíble el lavado cerebral que le hacen a las personas en algunos puestos de trabajo. Tanto, que cambian de trabajo pero se quedan con esas actitudes, con las articulaciones con los "fuegos artificiales" que ponen los vendedores al sus artículos para impresionarte a tal punto que hagas la compra sin meditar, mareado, creyendo que has adquirido la última Coca - Cola del desierto. 

Lo peor es que esto no solo se limita a las ventas, o al efecto prolongado del entrenamiento de mi nuevo conocido en su antiguo empleo. Nos hemos acostumbrado a ese show, a envolver en tul la cotidianidad para que parezca mejor, para parecer mejores nosotros, para vivir de la venta de sueños. Nos van a echar a perder la magia de las grandes cosas.



Cada 31 de diciembre me subía al techo de la casa para ver los fuegos artificiales de la ciudad. Era emocionante porque representaba el momento que marca la transición de un año a otro. La resignación ante las metas no cumplidas y la esperanza de que mejores cosas estaban por venir, era celebrar una nueva oportunidad y páginas en blanco para escribir una nueva historia. pero si insistimos en poner a todas las cosas la solemnidad de las ocasiones que es preciso recordar con fuegos artificiales, aquellas luces perderán su impacto en nuestras emociones, dejará de ser especial. 

Todo es necesario en la vida, y para hacer ver, a quien sea, que algo es importante. No hay necesidad de vestirlo de grandeza. Lo simple también es encantador, siempre y cuando sea verdad. 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…