Ir al contenido principal

Goodbye 2014

Llegó el momento de mirar atrás, analizar los datos y hacer el resumen del año. Tomando el cuenta que no soy del tipo de persona que hace resoluciones para año nuevo, mi balance siempre será positivo porque uno pierde, pero también aprende. 

Si tuviera que usar dos expresiones para resumirlo todo sería "no me puedo quejar" y "quién lo diría". 

Recuerdo que el año pasado, para esta fecha, yo miraba el 2014 con pena. Estaba cerrando el que había sido el año más feliz, intenso  y revolucionario de mi vida. Había muchas cosas que todavía quería pero sabía que todas necesitaban tiempo, un año se quedaba corto y por más que exigiera a los 12 meses que empezarían el primero de enero, lo que sea que trajeran, no sería suficiente. Cuán equivocada estaba! Había subestimado el poder revolucionario del destino, la existencia de los milagros, mi propio trabajo y el concepto serendipia. 

Con los años vamos elaborando mejor lo que queremos y la ansiedad aumenta en proporciones desmedidas. Te vas dando cuenta de que, por más que digan que los 30 son los nuevos 20, después de los 25 te va entrando una decadencia silente pero segura que el maquillaje no puede cubrir. Tu sonrisa puede seguir siendo bonita, tu personalidad encantadora, la madurez es más evidente pero tu mirada ya no tiene el mismo brillo de otros años. Uno también entiende la insistencia de la gente en que te cases joven (porque una cosa es entrar en decadencia física junto a alguien y otra muy distinta es que te encuentren decadente), pero bueno. Lo que no se puede, no se puede y hay que seguir a pesar de eso (y no me vengan con el cuento del autoestima porque es ciencias naturales básica, son procesos que vemos cada mañana frente al espejo).El caso es que sabemos que se nos hace tarde para el trabajo que soñamos, el futuro que un día veías lejano te ha caído encima y no has hecho nada. Así me sentía yo en muchos aspectos y por eso vivo en constante proceso de autosabotaje a todo lo que me parezca estable en lo que no quiero que sea eterno en mi vida, con una sed de aprender que no se agota y que me sirven para espantar cualquier viento de resignación que pueda acercarse. 

El caso es que cuando menos lo esperas, de quien menos lo imaginas, mientras buscabas otra cosa llega un propuesta que aceptas sin pensar mucho y que replantea por completo tu vida. De repente los últimos meses de este año le robaron la genialidad a las aventuras del 2013 y me han envuelto en un proceso del que todavía no puedo sacar conclusiones. No es algo con lo que soñaba, pero no está mal. No es lo que quiero, pero me deja más cerca de mis deseos que lo que pude haber estado antes. Es un despertar a la realidad tan contundente que a veces no sabes si celebrar o ponerte a llorar (pero como no soy llorona, lo mío se vuelve más reflexión que otra cosa). 

 Esta vez no se trata de cerrar un capítulo, porque el cuento a penas empieza. Siento una gran responsabilidad con lo que pueda pasar conmigo en el próximo año, me di cuenta que el trabajo de mi sueños solo se hará realidad si lo creo yo misma y, sobre todo, que hay cosas que solo se van a dar cuando deje de controlarlas. Me asusta mucho eso de dejar que la vida fluya (soy control freak de naturaleza y en el pasado me ha dado buenos resultados, pero también me ha limitado mucho) ahora no tengo opción. 

Más que tener propósitos, tengo curiosidad por saber qué será de mi el próximo año, qué estaré escribiendo en el balance, seré más feliz, menos ansiosa?  Las respuestas vendrán en cuentagotas, un acertijo que me tocará descifrar día a día :) 

Querido 2014:  mi trayectoria contigo, lejos de ser una línea recta, parece el garabato de un niño de pre-escolar al que le han dado un crayón frente a una pared blanca. Has alejado mi barco del puerto y la incertidumbre de estar mar adentro no me deja celebrar la aventura. Pero debo decirte adiós y me despido de ti agradecida :)    







Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…