Ir al contenido principal

Soñando en 365

"Tengo más sueños que noches para soñar"

Fue una de esas respuestas que das de forma espontánea en una conversación y que después te dejan pensando. Nuevo año, una nueva vuelta de 365 días y,  como muchos otros años empiezo con una mezcla homogénea de sueños e intriga. Porque ¿qué sería de nosotros si dejamos de soñar? ¿qué sería de mí si algún día dejara de hacerlo? Si de repente despertara una mañana acostumbrada, convencida de que todo está hecho, resignada a que esto es lo que hay, sin el deseo de contemplar la lluvia  desde la ventana de algún apartamento en una calle londinense, con una taza de chocolate caliente que evite que se me congele el alma, viendo las calles mojadas mientras me cuentan la historia de épocas que no viví.

O aquella noche, aquella noche de luna llena en la que caminaré descalza en una de las playas de mi isla, cerraré lo ojos y me dejaré acariciar por la brisa mientras desconecto de la rutina y encuentro de nuevo las energías para conquistar el mundo, para atravesar el tortuoso camino que nos exige cambiar la historia, para materializar los sueños que nos atrapan y no nos dan tiempo siquiera a cerrar los ojos. Cómo no dejarme caer en brazos de Morfeo y materializar aquello que la imaginación ha dibujado y no me da permiso a contar. Dejar de soñar, para mi es dejar de vivir, ignorar los secretos que guarda mi almohada y morir poco a poco con cada día que pasa.

Todo sueño trae una dosis necesaria de incertidumbre. Te inquieta que, como en otras ocasiones, la realidad te despierte con uno de sus golpes, que las nubes que pasan ocultando el resplandor de la luna se posen sobre ti y pierdas la paciencia hasta renunciar. Que no juegue bien mis cartas, que él no juegue bien las suyas y que nuestros caminos ya no vuelvan a coincidir. Que aquel encuentro maravilloso siga congelado en el tiempo y no se vuelva a repetir. Que aquel abrazo siga siendo eterno porque no habrá otro igual. 

Qué mas da! Quizás mis cartas aguardan a un mejor juego, quizás él ya ha jugado las suyas en otra mesa, quizás el encuentro fue solo una muestra de lo que viviré después y el abrazo, ese abrazo, era solo para recordar que lo que en un momento creí bueno, puede ser mejor.

Abrazaré la incertidumbre que viene con la intriga para poder disfrutar los días mientras sueño en 365 ;) 










Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…