Ir al contenido principal

Algo más que unos cuantos pasos

Era una forma de escapar a la soledad, una oportunidad de conocer gente nueva, de entender a través de esas personas la cultura de un lugar al que todavía me estaba acostumbrando. Porque hay cosas que  los comentarios  no contarán y solo llegarás a conocer realmente cuando las experimentas en vivo. 

Ahí estaba, en un salón  con un grupo de desconocidos que intentaban vencer la arritmia practicando pasos básicos de salsa.  Lo ideal es que una persona que no baila nada empiece por practicar merengue, pero esta clase apareció primero. Para el destino las cosas son en el orden que él entienda, la lógica aparecerá con el tiempo... O quizás nunca aparezca. Escuchar la conga, no mirarse los pies, dejar que el cuerpo siga el ritmo... así íbamos. A pesar de que cuando llegué ya me había perdido una clase, no fue difícil alcanzar el grupo y llevar más o menos la armonía, pero ahí estaban los pasos en pareja. Las verdaderas lecciones para mi. 

Iba siempre programada, tan control freak como en otras áreas de mi vida. Mirándo más al profesor que al joven que tenía en frente y era mi pareja de baile, queriendo mantener la independencia de siempre, hacer las cosas cuando yo entendiera. 

- Lo siento, pero esto es bien machista. Aquí dirige el hombre y el rol de la mujer es seguirlo, dejarse llevar y hacer las cosas cuando el hombre las pida para que salgan bien, para que se vean coordinados. 

Ese es el momento en que automáticamente tengo que confinar mi condición de rebelde sin causa y empezar a cooperar para que la cosa funcione. Entonces el profesor hace una demostración conmigo. Precisión, autoridad y empiezo a flojar... Me empezaron a salir las vueltas y los pasos me salían como automáticos. Por fín  empiezo a dejar de sentirme como una robot siguiendo pasos indicados, empecé a sentir que estaba bailando y la sonrisa me, igual que los pasos, me salía en automático. 



Me acordé de una vez que en una de las "cuchucientas" discusiones que he tenido con el que he definido como el "Mr. Miyagi" de una época de mi vida. Me dijo: 

-No puedes pretender tener pareja y continuar siendo tan independiente como cuando eres soltera. Eso simplemente no funciona y donde veas algo así es una mentira. 

Sin que pudiera evitarlo, estaba peleando con la parte de mi yo interior que se cree "super woman". Intentando replantear la situación, entendiendo que no siempre me toca dirigir, que hay aspectos de la vida en los que toca ser la que recibe instrucciones y que el éxito de ese aspecto estará en entender las instrucciones y seguirlas. No será como estar subyugada, es simple cuestión de cumplir mi rol. Y siempre que cada uno haga lo que tiene que hacer, todo va a estar bien. Seré feliz, así como la sonrisa automática del momento en que me dejé llevar y salieron las vueltas. 








Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…