Ir al contenido principal

Lo que nos queda

Recuerdo cuando era pequeña y hacía algunas proyecciones de mí hacia el futuro; independiente, realizada, madre soltera. Sí, madre soltera. Viniendo de una familia nuclear es muy extraño que hiciera ese tipo de conclusiones, pero así me veía yo. Han pasado los años, me he desengañado millones de veces del futuro, he descubierto y vivido cosas que nunca imaginé y también he  ido entendiendo aquellos sentimientos que tenía sin razón aparente.  

No fui la quinceañera que soñaba con vestirse de gala y bailar en un pasillo de fiesta con el chico más lindo que pudiera atraer, o que su mamá le pudiera conseguir. Me disfruté un montón la única fiesta de quince años a la que me dejaron ir (y me fueron a buscar exageradamente temprano jajaja) pero no era lo que quería para mí. Yo quería una laptop (que en aquel momento era casi tirar piedras a la luna), zapatos de punta, traje ejecutivo y comerme el mundo en una de esas reuniones de negocios. Se nota que no tenía idea de lo que en realidad pasa en una reunión de negocios, de la pérdida de tiempo que a veces significa presentar tus ideas al jefe (porque aunque haya más gente, generalmente las decisiones determinantes las tomará él), tampoco había tomado en cuenta los estereotipos, los malditos estereotipos que hacen que por ser mujer, ser negra, ser latina y venir de un asentamiento informal pondrán en dudas tus criterios; que esos factores a veces harán que ni siquiera se tome realmente en cuenta lo que dices y que para algunas personas tus palabras no sean mas que un ruido, con suerte, un ruido molesto.

Y del amor, qué puedo decir del amor?! (inserte suspiro). Lo primero es desintoxicar la mente de las ideas que nos venden, lidiar con la manada de osados que no han hecho el menor esfuerzo por construir su propio carácter y se sienten con derecho a cortejarte, mantenerte a flote mientras consideras aceptar la compañía de alguien que dice quererte, hasta que siente que cuenta con tu atención, y cuidarte de aquellos que tienen sus matrimonios socialmente perfectos pero sueñan con una mujer tan compleja como tú y hacen lo imposible por que le hagas caso, sin embargo, nunca te sacarán de la clandestinidad. 

Por otro lado está la familia, esos que tanto te cuidaron para que todo fuera bien contigo mientras crecías, que se esforzaron por cultivar en ti el amor por el saber para que te fuera bien en la escuela, ellos también se llenaron de orgullo cuando terminaste la universidad a tiempo y te apoyaron cuando se te ocurrió la idea de hacer una maestría. Ahora ruegan al Señor en sus adentros por que "metas la pata" y consigas aunque sea un embarazo que te libere de la clasificación "solterona". Qué irónica es la vida!  

Me resisto a aceptar que esto es lo que nos queda :/ 

Sería muy deprimente sumergirse en la maravillosa, apasionada y enriquecedor trama de un libro para luego despertar en una realidad en las que por más que te esfuerces, el mundo espera que estés feliz siendo una segundona y que tu brillantez solo sirva para espantar los más idiotas y atraer hombres comprometidos. Ser otra de esas mujeres interesantes que no entiendes por qué rayos se ha quedado sola. 

Prefiero atreverme a soñar con que algún día me sentaré a agradecer "mi extraordinaria vida ordinaria", una existencia que burló los estereotipos, no perdió su tiempo con incapacitados mentales por elección, y encontró compañía para tentar el destino y atreverse a ser feliz. Alguien que no se conformó con "lo que nos queda".



   



Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…