Ir al contenido principal

Paso a paso



"Saltar al vacío no es un acto tan valiente como vivir con el" @farraguista.

Siempre que se habla de saltar a vacío utilizo como ejemplo los cambios que ha sufrido mi vida en términos profesionales en los últimos dos años, el impacto que han tenido en mi persona y los nuevos horizontes que me ha abierto. En cierto modo, soy una experta en lanzarse de cabeza al vacío y, aunque la incertidumbre es horrible, me ha resultado. Pero qué hacer con esos momentos en los que el vacío se torna infinito? El solo hecho de pensar en hacer espacio a la incertidumbre en el apartado eternidad de nuestras vidas nos pone grave. Con el tiempo he ido entendiendo que, si queremos crecer, no nos queda de otra.




A veces me gustaría que me llamaran y me dijeran que soy la heredera del alguna fortuna, o que en algún lugar hay un boleto ganador del premio gordo de la lotería con mi nombre. Luego veo las actitudes y la falta de "de todo" de esas personas que se hacen "ricas" de golpe y... no es lo que quiero para mi. A pesar de que nos formaron con la idea de que llegaría un momento en nuestras vidas en que nos sentiríamos realizados y dormiríamos en los brazos de la estabilidad, nos ha tocado una realidad donde esa historia es solo una utopía en la que todavía algunos creen y si queremos algo de calidad de vida hay que estar en disposición de conquistar el mundo paso a paso.

Hay que soñar, definir lo que queremos, desengañarse con la realidad y luego elegir. Este proceso aplica para  familia, trabajo, amor y cualquier aspecto de la vida que seleccione. Hay que estar dispuestos a aprender en empleos mediocres lo que no debemos hacer cuando seamos jefes, este es el equivalente a besar varios sapos antes de encontrar al príncipe. Un proceso que implica aprender a salir de lo que no te conviene y lanzarse al vacío tantas veces como sea necesario, llega un momento en que solo sientes el viento  fuerte rozar tu cara, la adrenalina corriendo tu cuerpo y la incertidumbre como única visión de futuro. En este punto "para siempre" deja de ser una fase a la que llegamos, se convierte en un esfuerzo que hemos elegido hacer por mantener algo o a alguien cerca. Un esfuerzo en el que somos felices haciendo feliz, donde muchas veces nos quebraremos y esa vulnerabilidad nos hará conocer las verdaderas intenciones de la gente alrededor.

Algunos se conforman. Con el trabajo, con la casa, con la pareja que solo es pareja porque comparten un techo... y consiguen "estabilidad", hasta que un buen día también se le cae por la mitad el futuro y su historia se resume en repetir el mismo día cada vez que amanece. Sin vacíos excitantes, sin deseos de dar un solo paso.

Yo también me he molestado con el destino (infinitas veces), he suspirado casi desesperanzada cuando veo la cantidad de pasos que faltan para llegar conde quiero y lo mucho que me han costado los pequeños avances que he podido hacer en el camino, me aterra no saber lo que va a suceder y ser consciente de que puede ser tan bueno como malo pero estoy dispuesta a seguir saltando, a golpearme cuando sea necesario, a conquistar el mundo con cada pequeño paso.  Tal vez llegue el momento en que me siente en una góndola del gran canal de Venecia a reírme de lo que hoy me preocupa o quizás allí estaré embarcada en una nueva aventura lo suficientemente intensa como para no recordar lo de hoy.

En cualquier caso, será paso a paso ;)

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…