Ir al contenido principal

Cansada

Una vez nos sentamos en la oficina, en uno de esos momentos de sinceridad extrema que atacan de vez en cuando, a hablar de nuestros defectos. Si, como si estuviéramos en una reunión de alcohólicos anónimos empezamos a confesarnos sin necesidad de un cura. Cosas que no nos gustaban de nuestro cuerpo y aspectos de nuestra personalidad que considerábamos defectos. Recuerdo que ese día hable de mi predisposición a ser control freak. Esa manía de la que no me he podido deshacer, ese freno que piso cada vez que puedo ser feliz, ese salvavidas que tantas veces me ha librado de cometer errores porque es un error en sí mismo que no da cabida a nada más.

He planeado tanto que saboteo mis propios milagros y tengo tanto miedo que me encierro cada vez que hay que saltar al abismo. Las veces que he saltado ha sido porque la vida no me ha dejado más opción y aunque es lo mejor que me ha pasado sigo con mi empeño de hacer un mapa, incluso para destinos que desconozco. Me resistí a cerrar los ojos y dejarme llevar por la corriente de la vida por temor a terminar en un acantilado, olvidé que había algo peor. En mis cálculos de una vida perfecta no tomé en cuenta que es mejor perderse que volver otra vez a posición inicial, justo donde me encuentro en este momento.

Una vez leí un post donde una estudiante de maestría que había durado dos años viviendo en Europa decía que regresar a República Dominicana había sido algo comparable con tragarse una anaconda. Si al proceso de regresar a tu país le sumas el hecho de volver a casa de tus conservadores padres, podría decirse que cuento con todo un criadero de anacondas por dentro.

Como buena experta en hacer planes controlados, hice todo lo que pensé que podía hacer para largarme de nuevo. Estaba dispuesta a someterme al estrés de un programa de máster que consideraba una pérdida de tiempo, pasé  un verano sometida a una autoterapia mental para reciclar una ilusión romántica del pasado que siempre sentí que no funcionaría y al final solo me ha tocado ser protagonista y espectadora (porque a veces es menos frustrante si visualizas tu propia vida en tercera persona) de un fracaso tras otro.

No me quedan cartas bajo la manga, no tengo un plan y estoy cansada.

Dejar de soñar no es opción pero, cuando te esfuerzas tanto y nada funciona,  soñar duele. Duele porque pasa el tiempo, te ganan los compromisos, te gana la propia vida y  poco a poco se desvanece la imagen, el cuadro va perdiendo los colores y se va el encanto incluso de las cosas buenas que tienes a tu alrededor y no disfrutas por insistir en tirar piedras a la luna. Entonces no tienes más opción que reinventar los días como en aquella película en la que cada amanecer era dos de febrero y se repetía exactamente el mismo día.  

Este debe ser el punto que está entre la negación y la resignación a la que no quisiera llegar, pero de la cual estoy cada vez más cerca. El momento en el que deja uno de vivir con estrella para dar la bienvenida a una realidad estrellada, donde te tragas todo el orgullo, recoges muchas palabras y empiezas a ver si puedes construir algo con las migajas que un día dejaste caer por considerarlas insignificantes. 

Siempre hay una salida, veré la luz en la puerta cuando esté preparada, no cuando yo lo haya programado. Pero antes toca  pasar por la inercia que pesa, cuesta y cansa.

Ya veremos qué pasa luego, ya veremos!






Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…