Ir al contenido principal

Con destino a ninguna parte

Cuando uno va acercándose a los 30 , consigue un trabajo un poco mejor pagado,  invierte un poco más de dinero en cosas que en otro momento no eran prioridad etc. uno como que florece un poco. Podríamos pensar que esto ayudará a que aumenten  las probabilidades de encontrar un compañero de vida, pero no. De repente entras a una etapa  a la que todavía no sé cómo le llamaré pero pasa que muchos hombres casados y aburridos de sus parejas entienden que aceptarás tener una aventura con ellos.

Siempre he estado un poco más inclinada al estilo "mosca muerta" que al estilo "mujer coqueta", por lo tanto, nunca me consideré objeto de propuestas indecentes o cosas por el estilo.  Pero, Oh sorpresa! Desde "amigos de la familia" hasta personas que nunca te dirigieron la palabra, tampoco falta aquél a quien acabas de conocer y que probablemente nunca volverás a ver y aún sabiendo que tiene esposa se te tira como el más seguro de sí mismo. Y si da la casualidad de que el tipo es parecido a un ex a quien dejaste por lógica y no por falta de enamoramiento... tendrás que escapar por tu vida para salir ilesa de los encantos del aparecido seductor que promete ser debut y despedida. 


¿Quién  les ha dicho que uno anda en ese plan? Es algo que sinceramente quisiera entender ¿Quién les ha dicho que uno está en disposición de iniciar un enredo con destino a ninguna parte? ¿Quién les ha dicho que tiene uno tiempo de sobra? ¿Donde rayos está escrito que perdimos la esperanza de que en algún momento el amor nos encontrará?  

En medio de una conversación con uno de estos particulares "fans" le pregunté que cual era su propuesta, qué podía yo esperar, qué ganaba con aquello aparte de una buena desacreditada. Con una tranquilidad que todavía me sorprende me respondió que yo tenía mucho miedo, que debía dejarme llevar, que no todo el mundo tenía la intención de hacerme daño (quisiera saber cual es su concepto de "hacer daño"). Mientras lo escuchaba me preguntaba a mi misma: Y entonces, ¿Qué se supone que haga con mis sueños? Una de mis partes favoritas del libro La Audacia de la Esperanza (Barak Obama) es cuando Obama habla de cómo conoció a Michelle y cómo se fue construyendo su relación. Contaba lo que sentía por ella, de cómo le gustaba, del cómo deseaba protegerla toda la vida, de cuanto la amaba con todo y su carácter fuerte. Era tierno, era bonito, quería algo así para mi. Sin embargo, mi realidad era una sucesiva aparición de idiotas emparejados que querían hacerme perder el tiempo, porque todo lo que no lleva a ninguna parte es una pérdida de tiempo. 


Podría iniciar un camino con destino desconocido, pero nunca tomaría una ruta cuyo fin es ninguna parte. El vacío de ser y no ser, tener y no tener, estar libre pero comprometida, hipotecar la esperanza a cambio de nada. No es mi estilo y no creo que la resignación logre hacerme cambiar de opinión.

La soledad también debe ser digna y merece ser disfrutada sin interferencias infructíferas de quien escapa de una perfecta y aburrida vida. Hay formas en las que no voy a estropear la historia de mi vida ;).




Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…