Ir al contenido principal

Con destino a ninguna parte

Cuando uno va acercándose a los 30 , consigue un trabajo un poco mejor pagado,  invierte un poco más de dinero en cosas que en otro momento no eran prioridad etc. uno como que florece un poco. Podríamos pensar que esto ayudará a que aumenten  las probabilidades de encontrar un compañero de vida, pero no. De repente entras a una etapa  a la que todavía no sé cómo le llamaré pero pasa que muchos hombres casados y aburridos de sus parejas entienden que aceptarás tener una aventura con ellos.

Siempre he estado un poco más inclinada al estilo "mosca muerta" que al estilo "mujer coqueta", por lo tanto, nunca me consideré objeto de propuestas indecentes o cosas por el estilo.  Pero, Oh sorpresa! Desde "amigos de la familia" hasta personas que nunca te dirigieron la palabra, tampoco falta aquél a quien acabas de conocer y que probablemente nunca volverás a ver y aún sabiendo que tiene esposa se te tira como el más seguro de sí mismo. Y si da la casualidad de que el tipo es parecido a un ex a quien dejaste por lógica y no por falta de enamoramiento... tendrás que escapar por tu vida para salir ilesa de los encantos del aparecido seductor que promete ser debut y despedida. 


¿Quién  les ha dicho que uno anda en ese plan? Es algo que sinceramente quisiera entender ¿Quién les ha dicho que uno está en disposición de iniciar un enredo con destino a ninguna parte? ¿Quién les ha dicho que tiene uno tiempo de sobra? ¿Donde rayos está escrito que perdimos la esperanza de que en algún momento el amor nos encontrará?  

En medio de una conversación con uno de estos particulares "fans" le pregunté que cual era su propuesta, qué podía yo esperar, qué ganaba con aquello aparte de una buena desacreditada. Con una tranquilidad que todavía me sorprende me respondió que yo tenía mucho miedo, que debía dejarme llevar, que no todo el mundo tenía la intención de hacerme daño (quisiera saber cual es su concepto de "hacer daño"). Mientras lo escuchaba me preguntaba a mi misma: Y entonces, ¿Qué se supone que haga con mis sueños? Una de mis partes favoritas del libro La Audacia de la Esperanza (Barak Obama) es cuando Obama habla de cómo conoció a Michelle y cómo se fue construyendo su relación. Contaba lo que sentía por ella, de cómo le gustaba, del cómo deseaba protegerla toda la vida, de cuanto la amaba con todo y su carácter fuerte. Era tierno, era bonito, quería algo así para mi. Sin embargo, mi realidad era una sucesiva aparición de idiotas emparejados que querían hacerme perder el tiempo, porque todo lo que no lleva a ninguna parte es una pérdida de tiempo. 


Podría iniciar un camino con destino desconocido, pero nunca tomaría una ruta cuyo fin es ninguna parte. El vacío de ser y no ser, tener y no tener, estar libre pero comprometida, hipotecar la esperanza a cambio de nada. No es mi estilo y no creo que la resignación logre hacerme cambiar de opinión.

La soledad también debe ser digna y merece ser disfrutada sin interferencias infructíferas de quien escapa de una perfecta y aburrida vida. Hay formas en las que no voy a estropear la historia de mi vida ;).




Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…