Ir al contenido principal

Como arena en el mar

Estos son los días de destacar, la "coachingdemia" está en sus buenas y el personal branding nos golpea hasta en la vida secular. Pasamos de una época de estandarización donde nos educaban para ser obreros- soldado y obtener un trabajo para toda la vida, a la época en que lo importante es pasar resaltador a nuestras cualidades únicas y saltar de una opción a otra hasta encontrar la que mejor encaje con nosotros. La cuestión a reflexionar sería, hasta qué punto está esto bien? Este sería como uno de los escenarios que presenta en sus clases Dr. Roberta Ness y nos dice #Stopandthink. 


En mi corta trayectoria profesional he probado la horrible estabilidad de sentirse en un trabajo donde podrías estar toda la vida y tus funciones tienen el mismo nivel de importancia de un tornillo perfectamente reemplazable en una máquina de producción. He saboreado también la incertidumbre de estar a merced de lo que pueda suceder en un mundo en el que más que nada apuestas a tu potencial porque de hecho haces cosas bien pero también cometes errores. El problema es que cuando tocan aciertos consecutivos se te puede subir el "personal branding" a la cabeza y olvidas que al final, por más especial que seas para tus amigos y tus padres, en el mundo profesional somos como arena en el mar, un granito más que suaviza la playa por donde camina el destino.

Dunas de las Calderas, Baní. República Dominicana 
Es cierto que nada crece en la zona de confort, que a ningún lugar lleva el estancamiento, que nos resistimos a aceptar ciertas situaciones como parte de nuestra cotidianidad para no terminar repitiendo lo mismo; pero también es cierto que llega un momento en que simplemente hay que estar quietos y dejar que el fuego de las dificultades (las situaciones incomodas, los desacuerdos con el jefe, los compañeros insoportables) saquen el brillo al diamante que estamos destinados a ser. Necesitamos tiempo, persistencia, paciencia, fuerza de carácter, humildad. Esto no se consigue saltando. 

Si, cada uno tiene su valor, cada uno posee cualidades únicas de las que hay que estar conscientes, dones que hay que cuidar pero que no son una gran obra por si mismos. Están ahí para completar los dones de otros y juntos forjar grandes proyectos. Necesitan pasar por el desierto que implica vivir algunas etapas e irónicamente debes agradecer a quien te da la oportunidad de pasar por ese desierto (que bien puede ser el jefe de quien tanto te quejas).

El mundo digital ha ampliado nuestros horizontes de una forma que años atrás no hubiéramos siquiera soñado. Nos ha dado un nuevo escenario, nuevas oportunidades, nos ha hecho protagonistas de nuestro propio show pero al final nos reduce a un número. Seguimos siendo arena en el mar y necesitando las mismas cualidades personales de antes para convertirnos en verdaderos expertos y que nuestros saltos, más que para subir y bajar, sean para avanzar. Que nuestro paso, por donde sea que nos toque pasar, implique la apertura y el cierre de un ciclo que ha madurado y no el escape desesperado de una situación que pudiera ser momentánea. 

La diferencia se siente cuando te vas, aunque no sepas lo que te depara el futuro, cerrar un ciclo siempre envuelve cierto grado de satisfacción que solo siente el que ha hecho lo que tiene que hacer en el momento en que ha debido hacerlo. Cuando de verdad es un experto ;) 

Hasta la próxima!


Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…