Ir al contenido principal

Cuando de verdad se ama

En esta época de amores instantáneos, demasiado a menudo, nos toca ser testigo de las víctimas, victimarios y superhéroes del "amor". Personas que un día empalagan, al mes siguiente no pueden con la decepción y al tercer mes nos gritan a todos en la cara que han olvidado. O mejor aún,  se han vuelto a enamorar de un nuevo personaje.  Uno ve esas cosas y piensa: Caramba, yo también debería tener un interruptor de esos! Pero la experiencia, sobre todo las lecciones, me ha demostrado que cuando de verdad se ama estas cosas no pasan.

"Nada es instantáneo, nada es premeditado, nada termina y nunca se olvida".

Y vuelvo a mencionar las conversaciones con el Mr. Miyagi de mi vida , ese día hablábamos del amor y sus complicaciones. Yo, con el expertise de quien sabe mucha teoría basada en una práctica cuestionable,  hablaba  a mis anchas de  lo que entendía que debería ser una relación donde el sentimiento fuera auténtico. Como en la mayoría de nuestras conversaciones, no podía estar yo más alejada de la realidad, de una realidad que luego me pegaría en a cara.

Cuando de verdad amas a alguien, nunca dejas de amar. Incluso si el amor no es correspondido. Nadie está obligado a corresponder al amor de otro, pero darle la espalda a nuestro propio sentimiento es una condena eterna autoimpuesta.

No se trata de víctimas y victimarios, se rata de dejar la vida pasar, los sentimientos fluir y de no aferrarse. Sí, ya sé que es más fácil escribirlo que vivirlo pero es la salida menos miserable de una bendición que a veces parece una trampa. Algo que, muchas veces, se relaciona más con compasión que con pasión y que requiere un alma cálida y paciente para que las cosas sucedan.

Un buen ejemplo de esto sería The Danish Girl. El amor de Gerda por Einar, que no terminó aunque Lili Elbe apareció para quedarse.  Cuando aparece Hans, el apuesto amigo de  infancia de Einar que desde que conoció a Gerda mostró una clara atracción  hacia ella,  pensé que  si hubiera sido mi caso dejo a Lili que haga lo que quiera y me voy con el galán (debe haber sido uno de los momentos más superficiales de mi vida). En más de una ocasión la regañé por no aceptar la oferta de Hans, por insistir en amar a Einar , en cuidar a Lili, en ser fiel a un sentimiento que parecía no tener futuro. Olvidé que el amor, cuando de verdad existe, es el futuro en sí mismo y florece aún en el Drama.



Cuando de verdad se ama las historias terminan en un milagro del que unos son protagonistas y otros somos testigos. El milagro de una conquista que, a veces, se gana cuando dejamos de luchar y nos enfocamos en descubrir de qué se trata. Lo que queremos, lo que somos, lo que tenemos, para luego dar la bienvenida  a aquello que siempre estuvo destinado a ser nuestro. Porque al final Gerda se quedó con Hans, o él con ella ;)

Hasta la próxima!     

Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…