Ir al contenido principal

Adiós Obama!


Es fácil para mí recordar aquellos días, de hecho, resulta placentero porque ha sido una de las etapas en las que más soñadora fui, en las que más esperanzada estaba sobre el futuro, esos días en los que crees con más fe que otra realidad es posible y que puedes construirla.
Trabajaba en una institución estatal, con un salario que dejaba mucho qué desear, en un área profesional que no era la mía, sin un negocio familiar que esperara por mí, pero el mundo estaba en mis manos, por lo menos eso sentía.
Ver a Obama estar a un paso de la casa blanca era, de alguna forma, tener la certeza de que mis sueños se podían hacer realidad y por eso lo nombraba en la introducción de mi trabajo monográfico cuando aún estaba en campaña electoral, no importaba que todavía no terminara el proceso, en mi corazón ya había ganado y de algún modo era como si yo también ganara con él (aunque RD sea una islita más para Estados Unidos, aunque tuviéramos una relevancia minúscula para el mismo Obama, aunque en ese momento yo no tenía ni siquiera pasaporte). Fuera por la estrategia de marketing que utilizaron, o por la manipulación psicológica que también formaba parte de la estrategia de campaña, fuera por la razón que fuera, Obama era mi musa, y lo fue por varios años.

El día de la toma de posesión yo estaba trabajando, y recuerdo cómo dejé mi oficina para sentarme frente al TV del laboratorio a ver aquel hecho histórico. Poco a poco se fueron sumando quienes en ese momento eran mis compañeros  de trabajo y yo con mis jeans y mi franelita blanca me envolví tanto en la solemnidad de aquel acto que en pocos minutos lo que quedaba de mí en ese salón era un holograma de mi persona, la verdadera yo estaba frente al primer presidente negro de los estados unidos, escuchando cada palabra traducida de aquél discurso esperanzador y sintiéndome muy  orgullosa de aquel logro, tanto como si yo misma lo hubiera ayudado a conseguirlo.

Desde entonces, le hemos visto cambiar algunas cosas, hemos visto un sistema que ha vencido muchas de sus promesas, que en parte también lo ha vencido a él.  Se ha despejado un poco la ilusión que teníamos en torno a su persona y hemos visto un hombre que ha humanizado la imagen del personaje que representa.

No ha sido ideal, no ha sido perfecto pero no cabe duda que ha marcado un antes y después en la historia.  Su influencia ha tenido un alcance que va desde la política hasta la moda. Para nadie es un secreto que nada ha sido casual, que incluso su espontaneidad y sus memorables gestos forman parte de una marca personal trabajada por expertos, pero si tomamos en cuenta las condiciones económicas que heredaba y la imagen internacional bélica y avasalladora que envolvía los Estados Unidos en 2008, es justo reconocer que ha manejado con maestría situaciones muy delicadas en las que muchas veces sus iniciativas están atadas por la camisa de fuerza que representa el sistema, el senado, los intereses de los más poderosos y otros factores que entran en juego.

La patética campaña política actual en estados unidos han hecho que más de uno empiece a extrañar a Obama incluso antes de irse. Recuerdan los debates políticos cuando él fue candidato?  Su primer mandato era como si se encarnara la promesa de aquel discurso de Martin Luher King “I Have a Dream”, para la campaña presidencial del 2012 ya había perdido aquel encanto de promesa divina pero igual valía la pena sentarse a escuchar esos debates (aunque a veces parecía ver la sangre saltar por el tv… todo parecía tener que ver con guerra). Nada que ver con la payasada y el mal chiste que representa la escena política gringa actualmente, algo que personalmente me resulta hasta preocupante.
No sé cuándo volveré a sentirme esperanzada e identificada con el discurso de un político, no sé cuándo volveré a ver gestos espontáneos de humanidad en las declaraciones de un presidente sin sentir que es un farsante que simplemente quiere ganar votos con actuaciones que más bien parecen una burla a los sentimientos auténticos, no sé cuándo voy a leer un libro y ver que los actos y los sentimientos expuestos por el autor se reflejan en su vida. Lo que sí sé es que, independientemente de que no comparta varios aspectos de sus propuestas y de la forma en que se han manejado algunos temas y disposiciones, Voy a extrañar a los Obama en la casa Blanca.

La elegancia, el trabajo y la relevancia de Michel en su papel de Primera Dama, la gracia de sus hijas  y el legado que deja Barack a pesar de las muchas oportunidades de mejora que podamos señalar en su gestión, me hacen pensar en lo irrelevante que resulta ese slogan de Trump “Make America Great Again".

“If you think that the only way forward is to be as uncompromising as possible, you will feel good about yourself, you will enjoy a certain moral purity, but you are not going to get what you want. So, don´t try to shut folks out. Don´t try to shut them down, no matter how much you might disagree with them”. Barack Obama

Termina un capítulo en la historia de los Estados Unidos que se extiende más allá de los ciudadanos estadounidenses, una historia que ha tocado el corazón de todo el que se dejó envolver por un personaje esperanzador al que no dejamos de amar incluso al descubrir sus faltas y debilidades de simple mortal.



Goodbye and many thank you!

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…