Ir al contenido principal

El paraíso está en los otros


“Tu felicidad depende de ti”
Esa frase ha cruzado por nuestra vista muchas veces, en miles de fotos y estatus de redes sociales. Generalmente como un grito desesperado de personas infelices que publican cosas que quisieran aplicar y no pueden, así que optan por vestir de poesía o intelectualidad una realidad miserable.
De unos años para acá, nos han predicado el milagro del YO, tanto, que nos hemos vuelto embajadores del mensaje, hemos asumido como correcto e ideal el hecho de no depender de nadie y la meta de enfocarnos más en nosotros que en los otros. También he pasado por ahí, muchas veces he sido adepta y predicadora de esa premisa egoísta que nos hace protagonistas absolutos de nuestras vidas. Una filosofía que puede llevarnos a experimentar cierto grado de prosperidad, pero que también nos va dejando vacíos de humanidad.
Ante las experiencias que consideramos un revés de la vida (que no siempre lo son), es más fácil encerrarse en uno mismo que dejar ver las grietas de un alma quebrantada. Me encerré muchas  veces, de muchas formas y pensé que había funcionado bien cuando empezaba a calcificarse mi humanidad. Apareció en mi vida Ayn Rand y fue como si entregaran una certificación especial a esta nueva convicción. Uno empieza a conocer personas que se encaminan por esas mismas ideas y es como encontrar razones para agregar líneas de blocks al muro donde te escondes, al muro que has construido con esfuerzo  para apartar de ti una de las formas de belleza de la vida, la belleza que encontramos en el afecto de los demás. En el que va y en el que viene, porque no importa si es de ida o de vuelta. Amar siempre es un placer que nos podríamos estar negando en nuestro afán de ser mártires de la existencia.
Necesitamos a los demás para vivir, necesitamos a los demás para ser. Aunque  nos haga vulnerable a las heridas, engaños, y traiciones; es necesario confiar. Es preciso entregarse, estar dispuestos a perdonar y a pedir perdón porque vivir implica equivocarse y sin querer hacemos daño en el proceso de aprender y crecer. Parte de madurar es reconocer que, al lado del jardín, cada uno tiene su cementerio personal.
Es muy cierto que nadie da lo que  no tiene, que el amor propio es parte integral de nuestra dignidad. Es cierto que la clave está en saber qué creer y en quien confiar, pero está comprobado que el paraíso está en los otros.
Somos seres interdependientes, la historia demuestra que el progreso solo es posible cuando nos organizamos, cuando cooperamos, cuando trabajamos como parte de un sistema. Como parte de una cadena donde cada eslabón cuenta, donde sabes que alguien te sostendrá si en un momento faltan las fuerzas o falla el plan.  Unos necesitan a quien dirigir, otros necesitan un líder que los dirija, ninguno consigue un gran logro en solitario. Las grandes conquistas son fruto de la unión de ciudadanos o entidades comprometidas, los grandes seres humanos tienen su razón de ser en historias de amor fraternal, de ayuda, de apoyo, trabajo y paciencia.

El paraíso es descubrir que un rostro se iluminará  al escuchar mi voz aunque no siempre sea merecedora del milagro que eso representa en mi corazón. Mi paraíso es prolongar esa alegría agregando notas de ternura a mis palabras.


En formas distintas nuestro paraíso personal se completa en los demás, tanto así,  que al vivir la experiencia comprobamos que, más que completarse, ahí es cuando en realidad empieza.


Hasta la próxima!

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…