Ir al contenido principal

El paraíso está en los otros


“Tu felicidad depende de ti”
Esa frase ha cruzado por nuestra vista muchas veces, en miles de fotos y estatus de redes sociales. Generalmente como un grito desesperado de personas infelices que publican cosas que quisieran aplicar y no pueden, así que optan por vestir de poesía o intelectualidad una realidad miserable.
De unos años para acá, nos han predicado el milagro del YO, tanto, que nos hemos vuelto embajadores del mensaje, hemos asumido como correcto e ideal el hecho de no depender de nadie y la meta de enfocarnos más en nosotros que en los otros. También he pasado por ahí, muchas veces he sido adepta y predicadora de esa premisa egoísta que nos hace protagonistas absolutos de nuestras vidas. Una filosofía que puede llevarnos a experimentar cierto grado de prosperidad, pero que también nos va dejando vacíos de humanidad.
Ante las experiencias que consideramos un revés de la vida (que no siempre lo son), es más fácil encerrarse en uno mismo que dejar ver las grietas de un alma quebrantada. Me encerré muchas  veces, de muchas formas y pensé que había funcionado bien cuando empezaba a calcificarse mi humanidad. Apareció en mi vida Ayn Rand y fue como si entregaran una certificación especial a esta nueva convicción. Uno empieza a conocer personas que se encaminan por esas mismas ideas y es como encontrar razones para agregar líneas de blocks al muro donde te escondes, al muro que has construido con esfuerzo  para apartar de ti una de las formas de belleza de la vida, la belleza que encontramos en el afecto de los demás. En el que va y en el que viene, porque no importa si es de ida o de vuelta. Amar siempre es un placer que nos podríamos estar negando en nuestro afán de ser mártires de la existencia.
Necesitamos a los demás para vivir, necesitamos a los demás para ser. Aunque  nos haga vulnerable a las heridas, engaños, y traiciones; es necesario confiar. Es preciso entregarse, estar dispuestos a perdonar y a pedir perdón porque vivir implica equivocarse y sin querer hacemos daño en el proceso de aprender y crecer. Parte de madurar es reconocer que, al lado del jardín, cada uno tiene su cementerio personal.
Es muy cierto que nadie da lo que  no tiene, que el amor propio es parte integral de nuestra dignidad. Es cierto que la clave está en saber qué creer y en quien confiar, pero está comprobado que el paraíso está en los otros.
Somos seres interdependientes, la historia demuestra que el progreso solo es posible cuando nos organizamos, cuando cooperamos, cuando trabajamos como parte de un sistema. Como parte de una cadena donde cada eslabón cuenta, donde sabes que alguien te sostendrá si en un momento faltan las fuerzas o falla el plan.  Unos necesitan a quien dirigir, otros necesitan un líder que los dirija, ninguno consigue un gran logro en solitario. Las grandes conquistas son fruto de la unión de ciudadanos o entidades comprometidas, los grandes seres humanos tienen su razón de ser en historias de amor fraternal, de ayuda, de apoyo, trabajo y paciencia.

El paraíso es descubrir que un rostro se iluminará  al escuchar mi voz aunque no siempre sea merecedora del milagro que eso representa en mi corazón. Mi paraíso es prolongar esa alegría agregando notas de ternura a mis palabras.


En formas distintas nuestro paraíso personal se completa en los demás, tanto así,  que al vivir la experiencia comprobamos que, más que completarse, ahí es cuando en realidad empieza.


Hasta la próxima!

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…