Ir al contenido principal

Lo que elegimos ser





Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.

En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:

- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.

Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.

Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas y  leía revistas de esas de aparadores de super mercado que solo ojeábamos los minutos que aguardábamos en caja para pagar. Cuando yo no lograba entender qué rayos era la depresión ella ya se deprimía. Pocas veces sonreía pero siempre lució algo refinada, en comparación con el resto de mortales que estábamos alrededor.

Al final, terminó convirtiéndose en esa Barbie que eligió y nutrió desde muy temprana edad. No recuerdo que tuviera amigos o amigas y las dos o tres que en algún momento estuvieron cerca de ella parecían más súbditas que  amistades, como la señora que hoy lleva su carro de compras o el oficial que sostiene el paraguas que la cubre. Independientemente de que no comparta la forma en que vivió su adolescencia y la manera en que está llevando su vida adulta, esta joven se lleva el mérito de haber elegido desde muy joven lo que quería ser y dar los pasos necesarios para llegar allí sin importar que su entorno estuviera marcado por realidades muy distintas a ese sueño.

Estamos muy acostumbrados a culpar a las otras personas del rumbo que nuestro destino ha tomado.

  • Es por el lugar donde vivo.
  • Es que soy pobre.
  • No tuve un papá que me representara.
  • No me pagaron la universidad en la que debí haber estudiado.
  • No me dieron.
  • No me llevaron.
  • No me enseñaron.
Excusas y más excusas de una mediocridad elegida.

Si de algo son culpable los padres, o el medio, es de no enseñar a las personas a ser responsables de ellos mismos. De sus vidas, de su destino. A pagar el precio de lo que quieren ser hasta convertirse en ello. 

Se dan los casos de personas criadas en la misma casa, por los mismos padres, bajo los mismos principios y en el mismo entorno, cuyas vidas luego son completamente opuestas. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿Qué grado de culpa tienen los otros? ¿Cuál es la parte del trabajo que alguien no ha hecho?

Hace mucho leí una frase (no recuerdo de quién) que siempre tengo presente en esos momentos en que obligatoriamente para uno revista a la vida:
"El que sigue haciendo lo que siempre ha hecho, llegará donde siempre ha llegado"

Lo que hacemos es lo que marca la diferencia entre el destino de unos y otros. Cada día, con cada acción que tomamdos hacemos la elección de lo que queremos ser, del lugar donde queremos estar y nuestros sacrificios nos llevarán allí auqnue no sea de manera instantánea. Porque aunque la vida de algunos parezca muy fácil desde afuera, cada uno tendrá que hacer un sacrificio en nombre de su meta personal.

Pero qué triste culpar al resto de la humanidad por la mala suerte y terminar la historia teniendo un aterrador encuentro con tus miedos, rodeado por muros que tú mismo creaste, careciendo de una ayuda que tú mismo te has negado porque se suponía que otra persona viniera en tu rescate.

Todos creemos conocernos, creemos saber lo que queremos ser, hacer y sentir. La pregunta sería ¿Qué estás haciendo al respecto? ;)




Hasta la próxima!


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…