Ir al contenido principal

Razones de "bondad"


Cuando era niña, cuestionaba mucho el escepticismo que, a veces, mostraba mi papá ante la "buena voluntad" de algunas personas. Mi inocente y limitado razonamiento concebía la bondad como un acto que nacía y moría en sí mismo, sin ninguna otra pretensión que hacer bien, una forma de amor tan sublime que solo ve el bienestar ajeno, una bendición que solo llegaba a unos pocos que habían tenido mucha "suerte". Quién me iba a decir que unos años mas tarde (unos cuantos :p) yo sería aún más escéptica que mi padre? Que llegaría un momento en que el preferiría la justicia a la bondad, por lo menos a ese tipo de bondad que bien podría confundirse con la estrategia, cuyo proceso no tiene una sola pizca de desinterés.

No son pocos los casos en que el acto de benevolencia no es más que un perfecto disfraz para el abuso y la explotación, un tipo de bondad tan malvado en el que la víctima, encima de ser explotada, queda en deuda de agradecimiento eterno con el victimario. Alguna vez ha puesto atención a esos casos en los que una pareja de ciudad cría una niña del campo? 

- Qué buenos son ellos! Está limpiecita, come bien, seguro tendrá un  mejor futuro.

Suele decir la gente.
Esa misma niña (salvo casos excepcionales) aprende desde muy joven a cocinar y se hace cargo de la comida de la casa, limpia, cuida a los hijos de la pareja, quienes nunca le verán como a una hermana. Es una sirviente con disponibilidad 24/7 sin derecho a liquitación ni a vacaciones que para encontrarse con su "futuro mejor", muchas veces, pasará por mal agradecida y, dicho en buen dominicano, tendrá que zapatearse.

Son como esclavos que, por más que trabajen, nunca será suficiene para pagar el precio de su libertad y hasta sus hijos arrastrarán la deuda maldita que les ha sido impuesta en nombre de la bondad.

Niñas del campo - Leyre 2010 - Flickr

Y qué decir de esos jefes tan "buenos" que te dan la oportunidad, la confianza, te dejan tomar responsabilidad cuando entiendes que debes hacerlo etc? A menos que disfrutes de esos beneficios siendo increíblemente incompetente e irresponsable, lo que tus jefes te permitan hacer, o no, en el trabajo depende de tu historial de desempeño en el mismo y no de la buena voluntad de los directivos.

Si han trabajado con recursos humanos o tienen relación directa con alguien que trabaje en ese departamento, se darán cuenta de que la mayoría de las personas que andan poro ahí  buscando trabajo en realidad no quieren trabajar. Quieren un salario y una posición pero, a la hora de hacer el trabajo, dejan mucho qué desear. Cuando un empleador se encuentra con un empleado autónomo, diligente, entusiasta, responsable... es como agua en el desierto. Te dejará llegar hasta donde la estructura de la empresa y tus hablilidades te lo permitan.

Tú ganas experiencia y ellos se lucran con los resultados del trabajo. Cada uno debe estar satisfecho de la elección que ha hecho y ninguno debe algo al otro. Cualquier cosa que hagan por ti está estrechamente relacionado con lo que tú has hecho o puedes hacer por ellos. De manera que el asunto de la bondad mejor es no incluirla en el proceso y evitamos pecar de hipócritas.

Por último, en esta oportunidad, voy a hablar del tipo de bondad fruto del remordimiento o como forma de mitigar una pena.

A veces seremos beneficiados por cosas que van más allá de lo que merecemos, por personas que posiblemente ni siquiera conocemos. Es muy probable que usted tenga razón, que no merezca tal beneficio y lo mejor es que jamás intente pagar o devolver el favor porque podría terminar descubriendo que aquel acto poco tenía que ver con usted. Que aquello era solo una forma de encontrar redencion ante un remordimiento o mitiar una de esas incurables heridas del alma.


Mi intención con esto no es decir que la bondad, como tal, no existe. Sino que hay muchas razones detrás de populares actos de bondad cuya intención es vestir de santidad algo que no es más que una estrategia.

Hasta la próxima!





Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…