Ir al contenido principal

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina



Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".

Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!

En febrero 2011 me inicié como blogger aficionada con la nota Síndrome de la Mujer Caducada. Cinco años, y muchas historias después, aquí estoy. La vida ha fluido de manera tan espontánea e impredecible que cuando no estoy preocupada por no saber qué rayos será de mí, me doy cuenta de lo fascinante que es no saberlo y se me olvidan las historias de príncipes encantados. Agradezco my kind of wild and free lifestyle ;)

Como nunca falta una mosca en la sopa, de repente te encuentras con un viejo conocido (o un familiar lejano al que hace mucho tiempo no veías) y el saludo que te da es:

- Mija! Ya si es verdad que se te va e tren! Acuérdate que hay que tener sus hijos. Qué estás esperando para casarte?!

En cuestión de segundos se arma un pleito en tu cabeza porque una parte de ti le quiere recordar que hay mejores formas de saludar y por otro lado crees que lo mejor es quedarse en silencio . A veces respondes, a veces guardas silencio pero con cada año que pasa se hacen más frecuentes esos desagradables encuentros.

La vida es tan bella, hay tantas cosas que pudiéramos preguntar a alguien a quien no vemos desde hace tiempo, tantas divinas maneras de saludar y siempre terminan eligiendo ver la fecha de caducidad que no hace más que dejar en evidencia sus prejuicios y falta de entendimiento.  Como si uno fuera un alimento vencido del super mercado que nadie querrá, o peor aún, que nadie ha querido.




- Tienes que bajar los estándares.
- Mana, ten un hijo de cualquiera para que no te quedes sola.
- Es que Dios tiene a alguien  demasiado especial para ti, por eso no ha llegado.

Esta última frase es el equivalente al "Dios lo tiene en un mejor lugar" que te dan en plena funeraria cuando la pena por la pérdida de un ser querido hace que desees irte con el fallecido.

Desde hace un tiempo he optado por decir que no me quiero casar y que  prefiero disfrutar de los sobrinos a tener hijos propios. Me he convertido en una mentirosa confesa para no tener que escuchar mi segunda frase/pregunta mas odiada:

"Una muchacha tan bonita, inteligente, aplicada... Cómo es que no tienes novio?"

Oh Lord Jesus! Ahí es cuando uno traga en seco e implora una dosis extra de paciencia porque la forma en que respondas, aunque ya estés muy harta de la pregunta, podría hacerte caer en la clasificación "solterona odiosa".

Aunque la mayoría de las mujeres solteras quisieran tener pareja, no se trata de emparejarse con cualquiera por no estar sola.  La Soledad tiene muchas cosas buenas, cosas que solo comprenderá quien la ha sabido vivir, aprovechar y disfrutar. Es una época de crecimiento profesional y personal, un tiempo de autodescubrimiento, de libertad, de hacer cuantas enmiendas consideres en tu vida sin causar daños ni dar explicaciones a terceros.

Uno no anda por ahí recomendando a las amigas casadas que se olviden de sus hijos dejen sus días libres para pasarlos acostadas viendo Neflix, o que se vayan de repente  de paseo sin planificaciones y/o explicaciones previas. No andamos indicando a las parejas como manejar sus presupuestos ni mandamos a nadie a separarse. Entonces, por qué se siente todo el mundo con derecho a intervenir y cambiar el estilo de vida de una mujer soltera?  

Con relación al asunto de "bajar los estándares"...  Know your worth, and add taxes ;)

Cuando sabes que puedes estar con alguien a la altura de tu locura, simplemente no te da la gana de bajar ningún estándar. No hay razón para hacerlo! Con el tiempo, y los aprendizajes, siempre queda una mejor versión de nosotros que no debemos desperdiciar con cualquiera. Sería una forma disfrazada de mendigar compañía que a la larga produce más frustración que satisfacción.

¿Por qué mandarnos a tener hijos sin saber si realmente queremos y podemos criar un hijo?  Se trata de una vida, de una responsabilidad como ninguna otra que, personalmente, solo aceptaría en soledad si el destino así lo decide y no porque yo lo haya programado. Algunas preferiríamos compartir el caos y la hermosura de la  crianza con alguien que también lo quiera vivir y que también se comprometa con la maravilla y el horror que trae consigo esta etapa que nunca termina.

A veces no se trata de que Dios tenga a alguien muy especial para ti, sino de que estás consciente de lo especial que eres tú. No es cuestión de si te van a amar o no, es si tú amarás emocional y honestamente a alguien,  se trata de cantar como Alicia Keys "At least I got to love you" y sentirlo. Si lo sientes, es muy probable que sea recíproco ;) Y así hay muchas otras emociones y sentimientos que jamás conocerá el que se casa por cumplir con el público, o por desesperación.

Biológicamente hay posibilidades de las que nos tenemos que ir despidiendo con cada año que pasa pero el sentimiento no caduca, las emociones tampoco. La capacidad de amar y ser amado no viene con fecha de vencimiento.

Seguiré actualizando mis listas cuando así lo sienta, para honrar esas ilusiones de las que uno simplemente no se desprende. Pero será un éxito si nuestros familiares y amigos se ahorraran los pésames que nos dan en forma de saludo y simplemente se limitaran a celebrar con nosotros la vida que nos ha tocado vivir.

Hasta la próxima!  

Entradas populares de este blog

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…