Ir al contenido principal

"Having kids" Season



Generalmente percibimos el mundo de acuerdo con nuestra realidad (estatus social, situación económica, edad, creencias etc.) y a medida que va pasando el tiempo vamos como saltando de una temporada a otra. Los quinceañeros, las graduaciones, las bodas... a esta temporada la llamaré "Having kids" season.

De repente todas tus amigas están en medio del estrés de la crianza, y hasta lidiando con un segundo embarazo. Las conversaciones de chicas empiezan a ser a media tarde y siempre en el área de juegos de los malls de algún restaurantes de comida rápida, a veces pasas directamente a recoger a los niños y ni siquiera invitas a la madre (pero algo me dice que no se sienten para nada ofendidas por eso jejeje).

Entre tantas versiones de crianza, y por los ratos que pasas con los niños, vas haciéndote una idea de lo que quisieras y lo que no quisieras cuando te toque vivir la experiencia en primera persona. Piensas en los modelos de comportamiento, actividades extracurriculares, formas de corrección, alimentación, estilos de vida. Uno lo va evaluando todo. A veces hasta se te olvida que no eres padre y, como si las fuerzas del secuestraran tu cerebro por un momento, empiezas a dar discursos que nadie te ha pedido sobre lo que está bien, o no, en la crianza de un niño. Los más atrevidos hasta hacen pronósticos de lo que serán como padres y el comportamiento que tendrán sus hijos.

Es que los padres no están dedicando tiempo de calidad a sus hijos, no comparten con ellos juegos educativos, deben estimular la lectura a edad temprana bla, bla, bla...


Imagino que en ese punto los que de verdad son padres no saben si llamarnos crueles o estúpidos.  Con nuestros "sabios" comentarios crucificamos sin piedad a muchos padres, nuestros amigos,  que hacen lo que pueden para sobrevivir a una realidad tan exigente como la actual, hacerse responsable de su propia vida y al mismo tiempo criar otro ser humano.

La paternidad es mucho más que cargar un niño un rato o sacarlos a pasear un día, que es lo que generalmente hacemos l@s tí@s, requiere esfuerzos extra, atención extra, gastos extra, disponibilidad extra... y todos estos extras serán constantes, de ningunos hay vacaciones y a ninguno podrás, ni querrás, renunciar.



Los niños son adorables, pero también sin impredecibles y exageradamente agotadores. De la misma forma en que no te hacen un aumento de sueldo cuando tienen hijos, tampoco te ponen una dosis adicional de energía o de tiempo. hay que administrarse con lo que hay, como cada uno pueda.

Nadie tiene derecho de hacer sentir culpable a un padre/madre por no tener hijos perfectos o ser los padres perfectos. A caso eso existe? A veces quisieras que solo jueguen con rompe cabezas o resolviendo acertijos, pero la forma más rápida de tranquilizarlos, para atender las otras mil cosas que tienes que resolver, es con una tablet.

Nosotros, los solteros sin hijos,  deberíamos tenerle un poco de piedad a nuestros contemporáneos que ya son  padres.  Acoger esa empatía de la que tanto hablamos y tratar de caminar en sus zapatos antes de emitir comentarios que no hacen más que revelar nuestros niveles de ignorancia. A veces la paternidad es como poner un ventilador delante  rompe cabezas de una vida que tardaste años en armar y encenderlo hasta que todas las piezas salen volando y tienes que salir a buscarlas con una nueva vida entre  tus brazos.  Te deja de importar que tu hijo sea el mejor, tu felicidad es que sea lo que quiera ser y proveer lo necesario para desarrollar su potencial.




El "having kids" season es genial porque te llena de sobrinos ocurrentes y maravillosos, te muestra una faceta de tus amigos que muchas veces te deja gratamente sorprendido y te ayuda a ver el mundo desde una nueva perspectiva. Guardemos las opiniones que nadie nos ha pedido y disfrutemos la experiencia desde afuera. Tus sobrinos se divertirán y tus amigos estarán eternamente agradecidos ;)

Hasta la próxima!

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…