Ir al contenido principal

"Having kids" Season



Generalmente percibimos el mundo de acuerdo con nuestra realidad (estatus social, situación económica, edad, creencias etc.) y a medida que va pasando el tiempo vamos como saltando de una temporada a otra. Los quinceañeros, las graduaciones, las bodas... a esta temporada la llamaré "Having kids" season.

De repente todas tus amigas están en medio del estrés de la crianza, y hasta lidiando con un segundo embarazo. Las conversaciones de chicas empiezan a ser a media tarde y siempre en el área de juegos de los malls de algún restaurantes de comida rápida, a veces pasas directamente a recoger a los niños y ni siquiera invitas a la madre (pero algo me dice que no se sienten para nada ofendidas por eso jejeje).

Entre tantas versiones de crianza, y por los ratos que pasas con los niños, vas haciéndote una idea de lo que quisieras y lo que no quisieras cuando te toque vivir la experiencia en primera persona. Piensas en los modelos de comportamiento, actividades extracurriculares, formas de corrección, alimentación, estilos de vida. Uno lo va evaluando todo. A veces hasta se te olvida que no eres padre y, como si las fuerzas del secuestraran tu cerebro por un momento, empiezas a dar discursos que nadie te ha pedido sobre lo que está bien, o no, en la crianza de un niño. Los más atrevidos hasta hacen pronósticos de lo que serán como padres y el comportamiento que tendrán sus hijos.

Es que los padres no están dedicando tiempo de calidad a sus hijos, no comparten con ellos juegos educativos, deben estimular la lectura a edad temprana bla, bla, bla...


Imagino que en ese punto los que de verdad son padres no saben si llamarnos crueles o estúpidos.  Con nuestros "sabios" comentarios crucificamos sin piedad a muchos padres, nuestros amigos,  que hacen lo que pueden para sobrevivir a una realidad tan exigente como la actual, hacerse responsable de su propia vida y al mismo tiempo criar otro ser humano.

La paternidad es mucho más que cargar un niño un rato o sacarlos a pasear un día, que es lo que generalmente hacemos l@s tí@s, requiere esfuerzos extra, atención extra, gastos extra, disponibilidad extra... y todos estos extras serán constantes, de ningunos hay vacaciones y a ninguno podrás, ni querrás, renunciar.



Los niños son adorables, pero también sin impredecibles y exageradamente agotadores. De la misma forma en que no te hacen un aumento de sueldo cuando tienen hijos, tampoco te ponen una dosis adicional de energía o de tiempo. hay que administrarse con lo que hay, como cada uno pueda.

Nadie tiene derecho de hacer sentir culpable a un padre/madre por no tener hijos perfectos o ser los padres perfectos. A caso eso existe? A veces quisieras que solo jueguen con rompe cabezas o resolviendo acertijos, pero la forma más rápida de tranquilizarlos, para atender las otras mil cosas que tienes que resolver, es con una tablet.

Nosotros, los solteros sin hijos,  deberíamos tenerle un poco de piedad a nuestros contemporáneos que ya son  padres.  Acoger esa empatía de la que tanto hablamos y tratar de caminar en sus zapatos antes de emitir comentarios que no hacen más que revelar nuestros niveles de ignorancia. A veces la paternidad es como poner un ventilador delante  rompe cabezas de una vida que tardaste años en armar y encenderlo hasta que todas las piezas salen volando y tienes que salir a buscarlas con una nueva vida entre  tus brazos.  Te deja de importar que tu hijo sea el mejor, tu felicidad es que sea lo que quiera ser y proveer lo necesario para desarrollar su potencial.




El "having kids" season es genial porque te llena de sobrinos ocurrentes y maravillosos, te muestra una faceta de tus amigos que muchas veces te deja gratamente sorprendido y te ayuda a ver el mundo desde una nueva perspectiva. Guardemos las opiniones que nadie nos ha pedido y disfrutemos la experiencia desde afuera. Tus sobrinos se divertirán y tus amigos estarán eternamente agradecidos ;)

Hasta la próxima!

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…