Ir al contenido principal

Lecciones de Freddy Hayes - HOC


Es difícil escribir un post después de una maratónica sesión de House Of Cards y que Frank y Claire no sean los protagonistas. Hay tantas cosas qué decir sobre ellos que estoy más que segura de que otros bloggers han hablado al respecto con todos los detalles del mundo,  así que me limitaré a admirar la selección del vestuario de Claire y dedicaré mi espacio a Freddy Hayes, el hombre de las costillas ;)



El sabor y la terminación perfecta de las costillas de Freddy hacen que Frank pusiera su pequeño negocio por encima de cualquier restaurante lujoso a la hora de comer bien, la discreción sin exageración de Freddy hizo que también el lugar fuera oportuno para interesantes encuentros y, en más de una ocasión, vimos a Freddy participar en eventos donde se dieron cita reconocidas personalidades sin alardes estúpidos, sin intentar sacar más provecho que el de su salario, lo justo.

A veces una persona "famosa" no pasa bien por el lado de alguien y ya el hecho es utilizado como instrumento de autopromoción, como razón de alardear y sentirse importante. Sin embargo, entre un episodio y otro Freddy nos da lecciones sobre cómo aprender a ubicarnos en la vida. La importancia de reconocer lo que somos, entender cómo los otros nos ven y saber lo que verdaderamente representamos para ellos.

Freddy no era un ángel, cargaba con las consecuencias de una vida desordenada y estaba dispuesto a empezar de cero sin tomar atajos. Sabía muy bien qué tipo de persona era Frank,  no se aprovechó de la relevancia del personaje para hacer dinero cuando tuvo oportunidad ni tampoco  quiso ser mártir de la justicia cuando Lucas Goodwin le pidió que colaborara con su investigación para desenmascarar la cadena de atrocidades que lo habían llevado al "éxito". Freddy ya sabía lo podrido que es el sistema y rompería la cara de quien atentara contra el bajo perfil que  había elegido tener en la vida, que a veces es la única forma de tener una vida.

Cuando parecía salir el sol en su vida, la tormenta de la realidad lo dejó con menos de lo poco que tenía. Estaba tan ocupado en empezar de nuevo que ni se molestó en hacerse la víctima y culpar a Frank Underwood. De repente estaba frente al presidente, con su nieto, ante una oferta para servir en la cocina de la casa blanca, pero él prefería estar fuera y feliz de tener sus necesidades básicas cubiertas se preparó para iniciar sus nuevos oficios en el jardín. Dos cosas:

  • Freddy cocinaba muy bien sus costillas porque eran su medio de vida, no porque le gustara estar entre el humo y el calor ¿Cuantas veces hacemos las cosas mal, o a medias, solo porque "no nos gusta hacer eso"?

  • ¿Recuerdan cuando Frank permite que el nieto se sienta en la silla del presidente y luego Freddy le dice al niño en el pasillo que él nunca sería presidente? No fue porque era pesimista o porque fuera una persona negativa, él sabía lo que realmente tomaba llegar allí y simplemente optó por no alimentar los pájaros en la mente del pequeño. Otra dosis necesaria de realidad para un mundo en el que la mayoría se empeña en alimentar sueños sin fundamento.
Le fue muy bien en su trabajo como jardinero y ya estaba preparando arreglos para los interiores, en una de esas se encuentra con su "amigo", el presidente Underwood y le comenta un poco de los progresos en su nuevo trabajo. Frank le dice en tono jovial que un día le invitará a hacer costillas, como en los viejos tiempos, pensando que su iniciativa era una especie de cumplido. Es en ese momento donde Freddy explota y, a su manera, se da el gusto de mandar al carajo al presidente (que en ese momento era algo así como la encarnación del mimo diablo) en su propia cara.

Hay personas a nuestro alrededor, entre esos que dicen ser nuestros amigos, cuya visión de nosotros nunca irá más allá de aquello en lo que les podamos servir y todo el bien que nos puedan hacer siempre guardará relación con su propio bienestar. Por eso es importante saber quienes somos, lo que queremos, nuestro valor y el lugar donde queremos estar. Para que cuando uno de esos amigos nos quiera agasajar a su favor podamos ver su cara y decirle sin reparos... Fuck you!

Hasta la próxima!  






Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…