Ir al contenido principal

Lecciones de Freddy Hayes - HOC


Es difícil escribir un post después de una maratónica sesión de House Of Cards y que Frank y Claire no sean los protagonistas. Hay tantas cosas qué decir sobre ellos que estoy más que segura de que otros bloggers han hablado al respecto con todos los detalles del mundo,  así que me limitaré a admirar la selección del vestuario de Claire y dedicaré mi espacio a Freddy Hayes, el hombre de las costillas ;)



El sabor y la terminación perfecta de las costillas de Freddy hacen que Frank pusiera su pequeño negocio por encima de cualquier restaurante lujoso a la hora de comer bien, la discreción sin exageración de Freddy hizo que también el lugar fuera oportuno para interesantes encuentros y, en más de una ocasión, vimos a Freddy participar en eventos donde se dieron cita reconocidas personalidades sin alardes estúpidos, sin intentar sacar más provecho que el de su salario, lo justo.

A veces una persona "famosa" no pasa bien por el lado de alguien y ya el hecho es utilizado como instrumento de autopromoción, como razón de alardear y sentirse importante. Sin embargo, entre un episodio y otro Freddy nos da lecciones sobre cómo aprender a ubicarnos en la vida. La importancia de reconocer lo que somos, entender cómo los otros nos ven y saber lo que verdaderamente representamos para ellos.

Freddy no era un ángel, cargaba con las consecuencias de una vida desordenada y estaba dispuesto a empezar de cero sin tomar atajos. Sabía muy bien qué tipo de persona era Frank,  no se aprovechó de la relevancia del personaje para hacer dinero cuando tuvo oportunidad ni tampoco  quiso ser mártir de la justicia cuando Lucas Goodwin le pidió que colaborara con su investigación para desenmascarar la cadena de atrocidades que lo habían llevado al "éxito". Freddy ya sabía lo podrido que es el sistema y rompería la cara de quien atentara contra el bajo perfil que  había elegido tener en la vida, que a veces es la única forma de tener una vida.

Cuando parecía salir el sol en su vida, la tormenta de la realidad lo dejó con menos de lo poco que tenía. Estaba tan ocupado en empezar de nuevo que ni se molestó en hacerse la víctima y culpar a Frank Underwood. De repente estaba frente al presidente, con su nieto, ante una oferta para servir en la cocina de la casa blanca, pero él prefería estar fuera y feliz de tener sus necesidades básicas cubiertas se preparó para iniciar sus nuevos oficios en el jardín. Dos cosas:

  • Freddy cocinaba muy bien sus costillas porque eran su medio de vida, no porque le gustara estar entre el humo y el calor ¿Cuantas veces hacemos las cosas mal, o a medias, solo porque "no nos gusta hacer eso"?

  • ¿Recuerdan cuando Frank permite que el nieto se sienta en la silla del presidente y luego Freddy le dice al niño en el pasillo que él nunca sería presidente? No fue porque era pesimista o porque fuera una persona negativa, él sabía lo que realmente tomaba llegar allí y simplemente optó por no alimentar los pájaros en la mente del pequeño. Otra dosis necesaria de realidad para un mundo en el que la mayoría se empeña en alimentar sueños sin fundamento.
Le fue muy bien en su trabajo como jardinero y ya estaba preparando arreglos para los interiores, en una de esas se encuentra con su "amigo", el presidente Underwood y le comenta un poco de los progresos en su nuevo trabajo. Frank le dice en tono jovial que un día le invitará a hacer costillas, como en los viejos tiempos, pensando que su iniciativa era una especie de cumplido. Es en ese momento donde Freddy explota y, a su manera, se da el gusto de mandar al carajo al presidente (que en ese momento era algo así como la encarnación del mimo diablo) en su propia cara.

Hay personas a nuestro alrededor, entre esos que dicen ser nuestros amigos, cuya visión de nosotros nunca irá más allá de aquello en lo que les podamos servir y todo el bien que nos puedan hacer siempre guardará relación con su propio bienestar. Por eso es importante saber quienes somos, lo que queremos, nuestro valor y el lugar donde queremos estar. Para que cuando uno de esos amigos nos quiera agasajar a su favor podamos ver su cara y decirle sin reparos... Fuck you!

Hasta la próxima!  






Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…