Ir al contenido principal

Melaneo, Calina y la buena vida

Hace un par de meses recibí un grandioso e inesperado regalo que me  permitió participar de TEDx Santo Domingo. Fue un día genial! Mucho aprendizaje, una maravillosa interacción con los asistentes, excelentes Talks!

Uno de los invitados fue  Jake Kheel y en su participación habló del documental que dirigió Muerte por Mil Cortes . A pesar de que el documental se había estrenado hacía varios meses y que incluso tuvo una presentación en Palacio del Cine, yo nunca vi la promoción y me sorprendió bastante por lo interesante del tema. Me quedé con el deseos de verlo pero no sabía cómo ni donde, porque no es precisamente una presentación popular.

Tres meses después  vi que se presentaría en Barna Business School, Santo Domingo y, sin pensarlo dos veces, escribí para reservar mi cupo. Excelente realización, sumamente interesante, impactante y conmovedor. Así puedo resumir lo que vi allí. Es un llamado de atención sobre lo que está pasando en la sierra de Bahoruco por la deforestación para la producción de carbón vegetal, la cruda realidad de los habitantes de la frontera, la falta de medios de vida, la complicidad y la corrupción que parece pasar frente a las "autoridades" con hechizos que los hacen invisibles, porque "nadie sabe nada". Es increíble!

Hay mucha tela qué cortar, muchas denuncias que mueren en las salas de presentación porque, todos sabemos cómo son las cosas aquí. Pero se está generando un movimiento interesante con el que ojalá todos podamos colaborar para frenar el asesinato natural de nuestra isla. Un asesinato que va más allá de los infelices (tanto haitianos como dominicanos) que cortan la madera para hacer los hornos de carbón. Un asesinato dirigido por sectores de poder a los que muchas veces se les rinde pleitesía en los medios.

Pero quisiera hablar de los personajes principales del documental, Melanio, un guarda parques dominicano que es brutalmente asesinado en el desempeño de su labor y Calina, su mujer haitiana quien queda sola, embarazada y con otros cinco hijos a su cargo. Calina es indocumentada, trabaja cosechando en los campos que hay en el área, por ser haitiana es rechazada por la familia de Melanio y no le dan ni siquiera el dinero de la pensión que le corresponde a sus tres hijos. Es muy conmovedor escucharla hablar de su dolor, especialmente porque reconoces en ella un ser que está tan acostumbrado a sufrir que no parece identificar el sentimiento que describen sus palabras. Ella no se explica cómo un hombre como Melanio  pudo terminar así. Comprometido con su trabajo, había recibido incluso reconocimientos por el buen desempeño de su labor. Melanio quiso no solo a Calina, sino también a tres hijos que ella ya tenía cuando la conoció. Sus ojos se iluminan y se dibuja una sonrisa en su rostro al recordar cómo era cuando él estaba vivo.


Calina y tres de sus hijos


"La vida era muy buena con Melanio" dice Calina.  

En ese momento me quedé un poco frisada viendo la pantalla y pensando. Muchas veces relacionamos la buena vida con lo que tenemos, el lugar sonde vivimos, el destino de nuestras vacaciones o qué tan de moda están los trapitos con los que nos vestimos. Melanio era guardia forestal (usted sabe la miseria que gana esa gente), Calina cosechaba en los campos (un trabajo duro y mal pagado), con cinco niños qué alimentar y otro en camino. Sin embargo ella recuerda su vida como buena. Habla del lo bien que la trataba, cómo quería incluso a los hijos que no eran de él, hablaba de la bondad de su persona. Esto, queridos lectores, es la buena vida. La que se siente bien aunque no salga en fotos de Facebook, la que se nota en la mirada y la sonrisa.

Al final, el corazón del espectador termina arrugado porque no es ficción, uno sabe que el calvario de Calina será largo y que la sierra se sigue convirtiendo en un desierto. Pero es un llamado de atención necesario para que nos interesemos y nos involucremos en la solución de una situación que afecta el futuro de la hermosa isla que compartimos. Un llamado para que no nos dejemos vencer por superficialidades, para que entendamos y vivamos una buena vida.

Hasta la próxima! 




Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…