Ir al contenido principal

Melaneo, Calina y la buena vida

Hace un par de meses recibí un grandioso e inesperado regalo que me  permitió participar de TEDx Santo Domingo. Fue un día genial! Mucho aprendizaje, una maravillosa interacción con los asistentes, excelentes Talks!

Uno de los invitados fue  Jake Kheel y en su participación habló del documental que dirigió Muerte por Mil Cortes . A pesar de que el documental se había estrenado hacía varios meses y que incluso tuvo una presentación en Palacio del Cine, yo nunca vi la promoción y me sorprendió bastante por lo interesante del tema. Me quedé con el deseos de verlo pero no sabía cómo ni donde, porque no es precisamente una presentación popular.

Tres meses después  vi que se presentaría en Barna Business School, Santo Domingo y, sin pensarlo dos veces, escribí para reservar mi cupo. Excelente realización, sumamente interesante, impactante y conmovedor. Así puedo resumir lo que vi allí. Es un llamado de atención sobre lo que está pasando en la sierra de Bahoruco por la deforestación para la producción de carbón vegetal, la cruda realidad de los habitantes de la frontera, la falta de medios de vida, la complicidad y la corrupción que parece pasar frente a las "autoridades" con hechizos que los hacen invisibles, porque "nadie sabe nada". Es increíble!

Hay mucha tela qué cortar, muchas denuncias que mueren en las salas de presentación porque, todos sabemos cómo son las cosas aquí. Pero se está generando un movimiento interesante con el que ojalá todos podamos colaborar para frenar el asesinato natural de nuestra isla. Un asesinato que va más allá de los infelices (tanto haitianos como dominicanos) que cortan la madera para hacer los hornos de carbón. Un asesinato dirigido por sectores de poder a los que muchas veces se les rinde pleitesía en los medios.

Pero quisiera hablar de los personajes principales del documental, Melanio, un guarda parques dominicano que es brutalmente asesinado en el desempeño de su labor y Calina, su mujer haitiana quien queda sola, embarazada y con otros cinco hijos a su cargo. Calina es indocumentada, trabaja cosechando en los campos que hay en el área, por ser haitiana es rechazada por la familia de Melanio y no le dan ni siquiera el dinero de la pensión que le corresponde a sus tres hijos. Es muy conmovedor escucharla hablar de su dolor, especialmente porque reconoces en ella un ser que está tan acostumbrado a sufrir que no parece identificar el sentimiento que describen sus palabras. Ella no se explica cómo un hombre como Melanio  pudo terminar así. Comprometido con su trabajo, había recibido incluso reconocimientos por el buen desempeño de su labor. Melanio quiso no solo a Calina, sino también a tres hijos que ella ya tenía cuando la conoció. Sus ojos se iluminan y se dibuja una sonrisa en su rostro al recordar cómo era cuando él estaba vivo.


Calina y tres de sus hijos


"La vida era muy buena con Melanio" dice Calina.  

En ese momento me quedé un poco frisada viendo la pantalla y pensando. Muchas veces relacionamos la buena vida con lo que tenemos, el lugar sonde vivimos, el destino de nuestras vacaciones o qué tan de moda están los trapitos con los que nos vestimos. Melanio era guardia forestal (usted sabe la miseria que gana esa gente), Calina cosechaba en los campos (un trabajo duro y mal pagado), con cinco niños qué alimentar y otro en camino. Sin embargo ella recuerda su vida como buena. Habla del lo bien que la trataba, cómo quería incluso a los hijos que no eran de él, hablaba de la bondad de su persona. Esto, queridos lectores, es la buena vida. La que se siente bien aunque no salga en fotos de Facebook, la que se nota en la mirada y la sonrisa.

Al final, el corazón del espectador termina arrugado porque no es ficción, uno sabe que el calvario de Calina será largo y que la sierra se sigue convirtiendo en un desierto. Pero es un llamado de atención necesario para que nos interesemos y nos involucremos en la solución de una situación que afecta el futuro de la hermosa isla que compartimos. Un llamado para que no nos dejemos vencer por superficialidades, para que entendamos y vivamos una buena vida.

Hasta la próxima! 




Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…