Ir al contenido principal

Creciendo


Mi sobrino tiene un año y medio. Es jo... hiperactivo como ustedes no se imaginan y esta semana se ha dado cuenta de que está creciendo. Estas chancletas (dicho en español dominicano) ya no le sirven y él simplemente no lo acepta. Caminando se puede golpear los dedos, hay que forzarlas para ajustar los cierres, incluso puede tropezar y caerse pero son sus favoritas, ya se ha acostumbrado a ellas y simplemente no las quiere dejar.






Él tiene otras más grandes, más confortables, a la nueva medida de su pie pero se resiste a usarlas. Tendrá que aprender que parte de vivir es entender que hemos crecido y que debemos cambiar de zapatos, de ropa, de escuela y de relaciones inclusive. En este punto los adultos nos comportamos exactamente igual que mi sobrino y preferimos cortarnos el pie, antes que cambiar el calzado.

En el entorno laboral, a veces, estamos mal pagados,  mal valorados, en ocasiones  las dos cosas y si no nos despiden no salimos de ahí. En el plano sentimental también se da el mismo caso, personas atrapadas por elección en situaciones de las que solo saben quejarse, no hacen nada para mejorarla pero tampoco salen de ella.

La parte de los pies de mi sobrino que toca el suelo, anda tan desprotegida como si caminara descalzo, así andamos nosotros cuando estamos a merced de la carta de recomendación de un jefe que no conoce nuestro valor (o no le da la gana de reconocerlo), o cuando estamos en una relación de pareja con alguien que no nos ama, que no nos cuida, que no nos respeta.

Pronto le enseñaremos a Evan que el nuevo calzado será mucho mejor, espero también estar ahí para enseñarle, sobre todo con mi propio ejemplo, que la vida completa se tratará de eso y que, aunque las experiencias pasadas sean buenas, siempre debemos estar en la disposición de cambiar. En lo que requiera ser cambiado y cuantas veces sea necesario. Solo así valdrá la pena crecer.

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…