Ir al contenido principal

Me alejé por mí

¿Será que existe una crisis de la que nadie habla? o  ¿El problema será mío?

El hecho es que hay una tendencia a saltar  de relación en relación, y los que decidimos esperar pareciéramos ser seres anormales. Por algo se habrán puesto tan de moda los terapeutas familiares, y de pareja. Como si fuéramos seres puramente instintivos y completamente descerebrados.

Yo sé, yo sé. Es bueno tener alguien con quien compartir, alguien con quien contar, en quién apoyarse y, como diría una amiga, siempre es bueno besarse ;) pero eso no puede hacer de nosotros unos cavernícolas en pleno siglo XXI , y por más que usted vea ese comportamiento en las personas que les rodean, jamás piense que todo el mundo es igual.

Como soltera de más de treinta, aunque no estés buscando emparejarte desesperadamente, siempre observarás dentro de tus diferentes círculos sociales el comportamiento de los hombres en busca de alguna compatibilidad. Humanidad básica señores, no hay amigo que se salve de ese examen en algún momento, aunque sea devuelto al "friend zone" dos segundos más tarde. Pero una cosa es evaluar opciones mientras vives tu vida y otra, muy distinta, lanzarte de uno a otro como si fueras un costal de harina (en mi caso, un costal de azúcar morena :p). Es duro cuando las relaciones no funcionan, no es fácil exponerte al juzgado de tu propia honestidad y desvelar tus fallas, tus prejuicios, tu baja autoestima o tu horrorosa inclinación a hacer una mala elección, pero hay que sacar tiempo para eso y ese tiempo requiere soledad para evitar que lleves a tu próxima relación la basura que arruinó tu intento anterior.

El caso es que la gente está tan acostumbradas a eso de que las personas salten de una relación a otra que asumen que cuando alguien los deja, o toma distancia, es porque tiene a alguien más. Hace unos meses conocí a alguien con quien compartía aficiones y algunos puntos de vistas sobre la vida en general, de repente llegamos a ese punto en el que todas las conversaciones giran en torno al mismo tema (ahí es donde te mareas o te aburres), empecé a notar algunas ideologías que considero no deberían existir a estas alturas y contra las cuales no me daba la gana de luchar, así que para evitar parecer desagradable con mis conclusiones (porque en algún momento me iba a ganar la sinceridad y le diría exactamente lo que pienso) decidí tomar distancia. Semanas más tarde llego a mi casa y me encuentro con un mensaje de WhatsApp donde decía que yo parecía estar perdida y sutilmente preguntó que si me había encontrado con mi príncipe encantado, "como pasa con las chicas lindas como tú".

Miré el mensaje, lo volví a leer, me reí con sarcasmo y entonces contesté que no, no era mi caso. Ojalá hubiera sido eso, pero simplemente estaba envuelta en las cosas de mi día a día. 

Aunque Osho recomienda examinar todo tipo de relaciones hasta encontrar el indicado, hay líos en los que uno mejor no se mete, por el bien de la paz mental y el equilibrio emocional. No todo el mundo anda saltando de brazos en brazos como si anduviera por la vida sin brújula. Yo no me perdí por otro, me perdí por mi.

Cuando sabes lo que quieres en la vida, cuando conoces tu valor como persona y tienes una idea de tu potencial, las comparaciones no son entre uno candidato y otro. Siempre haces un "one to one" donde el punto de referencia eres tú, no un tercero. No se trata de creerte la última CocaCola del desierto, ni de ningún otro símil de sobrevaloración, simplemente la vida ya es bastante jodida como para complicarla forzando cosas que no encajan. 

Aún en esta realidad superficial existen personas que quieren ser parte de una relación honesta y significativa, que vaya más allá del requisito social o la búsqueda desesperada de cualquier compañía. Hay gente que no quiere dañar a otro vendiéndole la idea de que funcionará algo con alguien a quien en realidad no quieren; hay gente que de verdad quiere compartir la vida y no solo contar con un espectador, gente que requiere complicidad y no solo una mera presencia.

Si me alejo, no te dejé por otro. Me alejé por mí :)   








Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…