Ir al contenido principal

Me alejé por mí

¿Será que existe una crisis de la que nadie habla? o  ¿El problema será mío?

El hecho es que hay una tendencia a saltar  de relación en relación, y los que decidimos esperar pareciéramos ser seres anormales. Por algo se habrán puesto tan de moda los terapeutas familiares, y de pareja. Como si fuéramos seres puramente instintivos y completamente descerebrados.

Yo sé, yo sé. Es bueno tener alguien con quien compartir, alguien con quien contar, en quién apoyarse y, como diría una amiga, siempre es bueno besarse ;) pero eso no puede hacer de nosotros unos cavernícolas en pleno siglo XXI , y por más que usted vea ese comportamiento en las personas que les rodean, jamás piense que todo el mundo es igual.

Como soltera de más de treinta, aunque no estés buscando emparejarte desesperadamente, siempre observarás dentro de tus diferentes círculos sociales el comportamiento de los hombres en busca de alguna compatibilidad. Humanidad básica señores, no hay amigo que se salve de ese examen en algún momento, aunque sea devuelto al "friend zone" dos segundos más tarde. Pero una cosa es evaluar opciones mientras vives tu vida y otra, muy distinta, lanzarte de uno a otro como si fueras un costal de harina (en mi caso, un costal de azúcar morena :p). Es duro cuando las relaciones no funcionan, no es fácil exponerte al juzgado de tu propia honestidad y desvelar tus fallas, tus prejuicios, tu baja autoestima o tu horrorosa inclinación a hacer una mala elección, pero hay que sacar tiempo para eso y ese tiempo requiere soledad para evitar que lleves a tu próxima relación la basura que arruinó tu intento anterior.

El caso es que la gente está tan acostumbradas a eso de que las personas salten de una relación a otra que asumen que cuando alguien los deja, o toma distancia, es porque tiene a alguien más. Hace unos meses conocí a alguien con quien compartía aficiones y algunos puntos de vistas sobre la vida en general, de repente llegamos a ese punto en el que todas las conversaciones giran en torno al mismo tema (ahí es donde te mareas o te aburres), empecé a notar algunas ideologías que considero no deberían existir a estas alturas y contra las cuales no me daba la gana de luchar, así que para evitar parecer desagradable con mis conclusiones (porque en algún momento me iba a ganar la sinceridad y le diría exactamente lo que pienso) decidí tomar distancia. Semanas más tarde llego a mi casa y me encuentro con un mensaje de WhatsApp donde decía que yo parecía estar perdida y sutilmente preguntó que si me había encontrado con mi príncipe encantado, "como pasa con las chicas lindas como tú".

Miré el mensaje, lo volví a leer, me reí con sarcasmo y entonces contesté que no, no era mi caso. Ojalá hubiera sido eso, pero simplemente estaba envuelta en las cosas de mi día a día. 

Aunque Osho recomienda examinar todo tipo de relaciones hasta encontrar el indicado, hay líos en los que uno mejor no se mete, por el bien de la paz mental y el equilibrio emocional. No todo el mundo anda saltando de brazos en brazos como si anduviera por la vida sin brújula. Yo no me perdí por otro, me perdí por mi.

Cuando sabes lo que quieres en la vida, cuando conoces tu valor como persona y tienes una idea de tu potencial, las comparaciones no son entre uno candidato y otro. Siempre haces un "one to one" donde el punto de referencia eres tú, no un tercero. No se trata de creerte la última CocaCola del desierto, ni de ningún otro símil de sobrevaloración, simplemente la vida ya es bastante jodida como para complicarla forzando cosas que no encajan. 

Aún en esta realidad superficial existen personas que quieren ser parte de una relación honesta y significativa, que vaya más allá del requisito social o la búsqueda desesperada de cualquier compañía. Hay gente que no quiere dañar a otro vendiéndole la idea de que funcionará algo con alguien a quien en realidad no quieren; hay gente que de verdad quiere compartir la vida y no solo contar con un espectador, gente que requiere complicidad y no solo una mera presencia.

Si me alejo, no te dejé por otro. Me alejé por mí :)   








Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…