Ir al contenido principal

Oportunidades


Mi experiencia laboral formal inició en mayo 2007, en una empresa estatal donde conocí gente muy cálida y pasé casi cinco años de aprendizaje, cariño y mucha indignación al final. Para 2011 hacían ya dos años que me había graduado de la universidad, ya debía estar trabajando en otro lugar más relacionado con mi título universitario, pero me había quedado dormida en los laureles de la seguridad. De repente se abre una vacante en un área más relacionada con mi formación y hago el cambio para dar la bienvenida a un año que fue tortuoso, renovador y concluyente de una primera etapa personal y profesionalmente hablando.

La que en ese entonces fue mi jefa, una persona de comportamiento ético cuestionable, me acogió muy bien al principio porque entendía que yo le podía ser útil a sus propósitos, que no eran precisamente el bien de la empresa, pero cuando mis principios y la forma directa que tengo de decir las cosas chocaron con sus malas prácticas todo se volvió tan tenso que solo quedaron dos opciones frente para mí: Acostumbrarme a la mediocridad o buscar vida en otra parte. Y me fui.

En el momento de mi renuncia estaba en medio de una maestría que demandaba mucho tiempo, si a eso le sumamos el hecho de adaptarme a una nueva cultura organizacional, nuevos compañeros de trabajo, realidades distintas que definitivamente no quería para mi… fueron tiempos duros. De febrero a junio 2013 cambié tres veces de trabajo. Huyendo de realidades tóxicas, buscando crecimiento profesional, estaba segura de que en algún lugar existía ese manager dedicado que leía, y aplicaba, artículos de Harvard Business Review y yo lo iba a encontrar.  

Desde entonces han pasado ya 4 años, he cambiado de empleo dos veces más, no he hallado la empresa ideal, tampoco el manager de mis sueños, pero he aprendido y crecido mucho en este proceso. Salí por primera vez del país – ese  viaje fue para hacer la fase presencial de una maestría y  todavía lo cuento como los 10 días más felices de mi vida, el oasis en el desierto emocional y profesional que estaba viviendo – viví   un tiempo fuera del país, regresé y me tocó pasar por ese proceso horrible que implica volver a casa después de haber creído que te habrías ido para no volver (o volver en otras condiciones), poco a poco armo mi vida con un trabajo donde la seguridad no existen, los planes son efímeros, pero dentro de toda la locura que se vive allí, también han salido muchas oportunidades para mí.

A veces me molesto porque estamos siempre arrancando y no concretamos nada, por los momentos en que me siento mal valorada y mal aprovechada, modestia parte. Me resisto a pensar que de esto se tratará todo y que no voy a poder romper la maldita circularidad del tiempo que parece marcarnos incluso desde antes de nacer. ¡Debe haber algo más!

Hace unas semanas estuve participando de una reunión donde uno de los presentes citaba la administración de Trump sin el velo de rechazo ciego con que se habla generalmente del tema. Decía que lo importante es enfocarse en descubrir qué oportunidades hay para nosotros, y para nuestras familias, detrás de eso porque siempre las hay, SIEMPRE. No se me olvidan sus palabras, ni la expresión de su rostro cuando lo dijo, y cada vez que la frustración me gana, recuerdo esa reflexión.

Quisiera que las cosas fluyeran más fácil, encontrarle sentido a toda esta locura pronto, adaptarme a la inestabilidad profesional que representa una realidad que está constantemente cambiando y encontrar las oportunidades ocultas en cada brecha. Encontrarlas y aprovecharlas para darle a la vida los giros que sean necesarios hasta hacerla funcionar, para escribir cada día una historia que valga la pena contar.


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…