Ir al contenido principal

La maravillosa imperfección humana

Como si las imperfecciones fueran un pecado, todos en estos días queremos ser perfectos.  A penas saliendo de la adolescencia, vamos corriendo al ortodoncista a colocarnos brakets para lucir una sonrisa digna de anuncio de pasta dental,  nos matamos con dietas y ejercicios para lucir el cuerpo de una top model (en mis días del colegio, un regalo de  graduación era una joya o algo así, ahora las niñas están pidiendo liposucción y tratamientos con láser),  luego empezamos con las cremas “Anti Age” en los catálogos de cosméticos… y cuando las cremas no funcionan,  le damos la bienvenida al bisturí, bótox etc. Así es como de repente te encuentras con la foto de un conocido en una revista que en vez de pasar de la vida adulta a la vejez, pasó de ser adulto a convertirse en “una cosa” (se han estirado tanto que  parecen “una cosa”). Todo, por obsesionarse con ser perfecto.


Querido Dios: Ayúdame a aceptar el paso del tiempo con dignidad… Amén!   
En estos días leí una nota que hablaba de asimetría, trataba el asunto desde  el punto de vista de la moda (cortes de pelo, blusas, vestidos, peinados… la asimetría está de moda!) pero terminaba  enfocando el  tema desde una perspectiva más humana, somos seres asimétricos. Los dedos de nuestras manos, la forma en que nos crece el pelo, incluso nuestro lado derecho  es diferente al lado izquierdo. La imperfección que viene de la asimetría nos hace bellos.

Si hace dos fotos de su lado derecho o  de su lado izquierdo y trata de unirlas para formar un rostro, verá aparecer ante sus ojos un ser extraño. Se imagina una persona con los dedos del mismo largo?  O el mundo siendo un lugar tan perfecto que todos pensamos y actuamos  del mismo modo?  Mejor ni lo imaginamos, en los primeros casos sería una criatura anormal, el ultimo convertiría la aventura de vivir en una existencia monótona y aburrida. Prefiero la asimetría;  el encanto, la belleza y las sorpresas que trae consigo.

Para mí, la asimetría es perfección, pero para quienes lo perfecto fue, es y siempre será una línea recta, entonces les diré que la imperfección es simplemente maravillosa.

“tanto nadar para morir en la orilla” a veces es lo que pasa con nosotros y nuestros razonamientos. Licenciaturas, diplomados, maestrías, doctorados  y no terminamos de entender que en este mundo nadie vive una vida perfecta, peor aún, nos empeñamos en aparentar que la nuestra lo es.

Mentiras, represiones, cirugías, secretos, sacrificios, hairbrushing, todo para ocultar lo que somos y/o representar algo que simplemente no existe. Mentiras repetidas hasta convertirse en una “verdad” que no hace más que generar frustración, represión de lo que la naturaleza grita por no ir en contra de lo que es “moralmente correcto”, cirugías para negar la identidad racial o esconder las consecuencias de nuestros propios excesos,  sacrificios para disfrutar de un estatus que no podemos mantener,  hairbrushing para vender un sueño de perfección que ni las modelos más cuidadas poseen … A eso llamamos perfección?  Lamentablemente así lo concibe un gran número de personas en nuestros días, algo a lo que me resisto,  pero con lo que inevitablemente tengo que convivir.

A veces no nos toca la vida que deseamos, pero solo cuando dejemos de obsesionarnos con ser personas perfectas que viven una vida perfecta, encontraremos la manera de hacer algo maravilloso con la realidad asimétrica que nos ha tocado vivir. Personajes como Bill Gates y Steve Jobs son muestra de la magia que puede hacer la creatividad ante el “fracaso”,  estrellas como Michael Jackson  nos muestran en lo que nos podemos convertir si nos obsesionamos con una perfección que no existe. 

Habrá altas y bajas, buenas y malas, quien piense igual a ti y quien rechace tus criterios. Esas diferencias nos hacen especiales, nos impulsan a crear, a mejorar y hacen de la vida una maravillosa aventura.


Críticas y comentarios son bienvenidos,  

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…