Ir al contenido principal

La maravillosa imperfección humana

Como si las imperfecciones fueran un pecado, todos en estos días queremos ser perfectos.  A penas saliendo de la adolescencia, vamos corriendo al ortodoncista a colocarnos brakets para lucir una sonrisa digna de anuncio de pasta dental,  nos matamos con dietas y ejercicios para lucir el cuerpo de una top model (en mis días del colegio, un regalo de  graduación era una joya o algo así, ahora las niñas están pidiendo liposucción y tratamientos con láser),  luego empezamos con las cremas “Anti Age” en los catálogos de cosméticos… y cuando las cremas no funcionan,  le damos la bienvenida al bisturí, bótox etc. Así es como de repente te encuentras con la foto de un conocido en una revista que en vez de pasar de la vida adulta a la vejez, pasó de ser adulto a convertirse en “una cosa” (se han estirado tanto que  parecen “una cosa”). Todo, por obsesionarse con ser perfecto.


Querido Dios: Ayúdame a aceptar el paso del tiempo con dignidad… Amén!   
En estos días leí una nota que hablaba de asimetría, trataba el asunto desde  el punto de vista de la moda (cortes de pelo, blusas, vestidos, peinados… la asimetría está de moda!) pero terminaba  enfocando el  tema desde una perspectiva más humana, somos seres asimétricos. Los dedos de nuestras manos, la forma en que nos crece el pelo, incluso nuestro lado derecho  es diferente al lado izquierdo. La imperfección que viene de la asimetría nos hace bellos.

Si hace dos fotos de su lado derecho o  de su lado izquierdo y trata de unirlas para formar un rostro, verá aparecer ante sus ojos un ser extraño. Se imagina una persona con los dedos del mismo largo?  O el mundo siendo un lugar tan perfecto que todos pensamos y actuamos  del mismo modo?  Mejor ni lo imaginamos, en los primeros casos sería una criatura anormal, el ultimo convertiría la aventura de vivir en una existencia monótona y aburrida. Prefiero la asimetría;  el encanto, la belleza y las sorpresas que trae consigo.

Para mí, la asimetría es perfección, pero para quienes lo perfecto fue, es y siempre será una línea recta, entonces les diré que la imperfección es simplemente maravillosa.

“tanto nadar para morir en la orilla” a veces es lo que pasa con nosotros y nuestros razonamientos. Licenciaturas, diplomados, maestrías, doctorados  y no terminamos de entender que en este mundo nadie vive una vida perfecta, peor aún, nos empeñamos en aparentar que la nuestra lo es.

Mentiras, represiones, cirugías, secretos, sacrificios, hairbrushing, todo para ocultar lo que somos y/o representar algo que simplemente no existe. Mentiras repetidas hasta convertirse en una “verdad” que no hace más que generar frustración, represión de lo que la naturaleza grita por no ir en contra de lo que es “moralmente correcto”, cirugías para negar la identidad racial o esconder las consecuencias de nuestros propios excesos,  sacrificios para disfrutar de un estatus que no podemos mantener,  hairbrushing para vender un sueño de perfección que ni las modelos más cuidadas poseen … A eso llamamos perfección?  Lamentablemente así lo concibe un gran número de personas en nuestros días, algo a lo que me resisto,  pero con lo que inevitablemente tengo que convivir.

A veces no nos toca la vida que deseamos, pero solo cuando dejemos de obsesionarnos con ser personas perfectas que viven una vida perfecta, encontraremos la manera de hacer algo maravilloso con la realidad asimétrica que nos ha tocado vivir. Personajes como Bill Gates y Steve Jobs son muestra de la magia que puede hacer la creatividad ante el “fracaso”,  estrellas como Michael Jackson  nos muestran en lo que nos podemos convertir si nos obsesionamos con una perfección que no existe. 

Habrá altas y bajas, buenas y malas, quien piense igual a ti y quien rechace tus criterios. Esas diferencias nos hacen especiales, nos impulsan a crear, a mejorar y hacen de la vida una maravillosa aventura.


Críticas y comentarios son bienvenidos,  

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…