Ir al contenido principal

Entre quejas y prejuicios

En un post anterior  he hablado de las quejas, esas personas que son víctimas del mundo cuya especialidad es amargarnos la vida. Puede que suene muy duro pero si alguien te roba las energía y la felicidad (que de hecho es una conquista)... te está amargando la vida. 


Detrás de una eterna queja generalmente se esconde un prejuicio. Alguien se hizo una idea de algo, se encerró en ese pensamiento, no salió lo que esperaba y al final todo lo resuelve con quejarse. Imagino que les llegará a la mente un recuerdo de algo, o de alguien, quizás de nosotros mismos en un momento determinado. Esto se repite más de lo que usted imagina y es de las cosas que debemos trabajar para superar. 

A veces, al hablar con una persona, te cuesta un trabajo increíble llegar a un punto agradable de conversación porque los primeros minutos debes dedicarlo a desmontar la idea que esa persona se ha hecho sobre ti. Somos especialistas en etiquetar a la gente (por nivel educativo, grupo racial, país, profesión, género...) y  partiendo de esa conclusión que nos hemos hecho le tratamos bien, mal, regular. Tanto que nos gusta hablar de dar segundas oportunidades, a veces no damos ni siquiera la primera. 

Recuerdo una de las entrevistas de trabajo que he hecho, cuando el entrevistador vio en mi hoja de vida que mi mayor experiencia había sido en una empresa estatal automáticamente me relacionó con la fama de "vagos" que tienen los empleados públicos. Los siguientes quince minutos de la conversación se perdieron mientras yo demostraba por qué no encajaba en esa definición. Hubiera sido más fácil, y más inteligente, que  él continuara las preguntas habituales, mis respuestas hablarían de mis capacidades o deficiencias sin necesidad de que tuviera primero que convertirme en abogada para salir del patrón en el que él me había encerrado. 


A veces no somos del todo responsables de nuestros prejuicios, hemos crecido en sociedades prejuiciadas y ser diferente implica una constante lucha con nosotros mismos, nadar contracorriente. Pero es una de esas cosas que debemos cambiar porque como jóvenes profesionales lo necesitamos, pero sobre todo, porque no podemos permitirnos criar hijos prejuiciados para una sociedad que se proyecta como abierta, para una sociedad global. Ellos deben ser creativos, ver las diferencias, más que para asignar una etiqueta, como una oportunidad de conocer algo nuevo; deberán ser flexibles porque no se sabe cuántas veces tendrán que cambiar de entorno en el desarrollo de sus carreras, concebir los errores como parte del proceso de crecimiento y no como una prueba de incompetencia. Todas estas cosas requieren la ausencia de prejuicios. 

Que en determinados grupos las personas tienen comportamientos muy parecidos? Sí, pero recuerde que cada regla tiene una excepción y puede usted estar tratando con la excepción de la regla.

¡Hasta la próxima!




Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…