Ir al contenido principal

Entre quejas y prejuicios

En un post anterior  he hablado de las quejas, esas personas que son víctimas del mundo cuya especialidad es amargarnos la vida. Puede que suene muy duro pero si alguien te roba las energía y la felicidad (que de hecho es una conquista)... te está amargando la vida. 


Detrás de una eterna queja generalmente se esconde un prejuicio. Alguien se hizo una idea de algo, se encerró en ese pensamiento, no salió lo que esperaba y al final todo lo resuelve con quejarse. Imagino que les llegará a la mente un recuerdo de algo, o de alguien, quizás de nosotros mismos en un momento determinado. Esto se repite más de lo que usted imagina y es de las cosas que debemos trabajar para superar. 

A veces, al hablar con una persona, te cuesta un trabajo increíble llegar a un punto agradable de conversación porque los primeros minutos debes dedicarlo a desmontar la idea que esa persona se ha hecho sobre ti. Somos especialistas en etiquetar a la gente (por nivel educativo, grupo racial, país, profesión, género...) y  partiendo de esa conclusión que nos hemos hecho le tratamos bien, mal, regular. Tanto que nos gusta hablar de dar segundas oportunidades, a veces no damos ni siquiera la primera. 

Recuerdo una de las entrevistas de trabajo que he hecho, cuando el entrevistador vio en mi hoja de vida que mi mayor experiencia había sido en una empresa estatal automáticamente me relacionó con la fama de "vagos" que tienen los empleados públicos. Los siguientes quince minutos de la conversación se perdieron mientras yo demostraba por qué no encajaba en esa definición. Hubiera sido más fácil, y más inteligente, que  él continuara las preguntas habituales, mis respuestas hablarían de mis capacidades o deficiencias sin necesidad de que tuviera primero que convertirme en abogada para salir del patrón en el que él me había encerrado. 


A veces no somos del todo responsables de nuestros prejuicios, hemos crecido en sociedades prejuiciadas y ser diferente implica una constante lucha con nosotros mismos, nadar contracorriente. Pero es una de esas cosas que debemos cambiar porque como jóvenes profesionales lo necesitamos, pero sobre todo, porque no podemos permitirnos criar hijos prejuiciados para una sociedad que se proyecta como abierta, para una sociedad global. Ellos deben ser creativos, ver las diferencias, más que para asignar una etiqueta, como una oportunidad de conocer algo nuevo; deberán ser flexibles porque no se sabe cuántas veces tendrán que cambiar de entorno en el desarrollo de sus carreras, concebir los errores como parte del proceso de crecimiento y no como una prueba de incompetencia. Todas estas cosas requieren la ausencia de prejuicios. 

Que en determinados grupos las personas tienen comportamientos muy parecidos? Sí, pero recuerde que cada regla tiene una excepción y puede usted estar tratando con la excepción de la regla.

¡Hasta la próxima!




Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…