Ir al contenido principal

Un capítulo necesario

Hay capítulos de la vida que no se pueden catalogar como buenos o malos, digamos que son capítulos necesarios porque aportan experiencias  para continuar escribiendo la historia. 


Vibrantes estatus en facebook han servido para celebrar mis éxitos, en largos posts he llorado las penas de mis fracasos, pero poco se ha dicho de esos momentos intermedios, que son mayoría, en donde realmente hacemos el trabajo, como si no fueran páginas importantes del cuento. Digamos que ahora me toca vivir uno de esos capítulos necesarios y he decidido compartirlo con ustedes porque también es importante. 

Generalmente uno recuerda el primer empleo, que representa la entrada a la vida adulta, y el más reciente, o más exitoso, porque es donde de alguna manera cosechas el fruto de toda tu experiencia.  Hoy nos vamos a colocar a mitad de la balanza para resaltar la importancia de los días, trabajos y hasta los amores que aparentemente "no pintan nada". 

Aunque en el primer tweet del día hacemos el intento de que cada letra sea una dosis de buena vibra concentrada, a veces el día nos pasa sin más ni más. Intentamos cosas que no funcionan, repetimos la misma rutina del día anterior, a veces Murphy interfiere y simplemente nada sale. Son justamente esos días nuestra prueba de ensayo y error, los que perfeccionan nuestras actividades a través de la repetición, los que verdaderamente nos definen porque actuamos sin grandes pretensiones.

¿Qué decir esos empleos que están entre el primer trabajo y el  Dream Job?  Esos que solo recordamos al elaborar el Curriculum Vitae para hacer más grande el apartado referente a la experiencia, donde aprendemos todo lo que exhibimos cuando por fin aparece la oportunidad soñada, los que no te hicieron sentir especialmente emocionad@ cuando los conseguiste, pero que se convierten en las materias básicas de la vida que te pulen como profesional y como persona. Si, entiendo que a veces esos trabajos son recuerdos de momentos en que nos subempleamos, donde las labores eran más que el salario, responsables de días infinitos que pesaban más que la cruz de cristo. Pero sin esos días, quizás no hubieras reconocido la verdadera oportunidad cuando se presentó, así que, celebremos también por ellos. 

Los amores que "no pintan nada".... hace unos años los denominé Amores Capítulo y como en aquella ocasión, vuelvo a citar a Arjona para definirlos "Si el pasado te enseñó a besar así, bendito sea el que estuvo antes de mi". Independientemente de lo corto que haya sido, siempre queda un recuerdo, lecciones y a veces hasta buenos amigos ;) 

No importa en qué sentido se haya escrito este capítulo necesario, son tan importantes, que la buena o mala administración de los mismos determina nuestro futuro. Esas páginas que no causan revuelo, pero que te preparan para escribir las historias exitosas. Son como la arena en el la playa, en unidad parece un insignificante grano de arena pero cuando se suma  al resto, hace un hermoso paisaje.


¡Hasta la próxima! 





Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…