Ir al contenido principal

De regreso

Este año va demasiado rápido! Ha estado lleno de revoluciones, de rutinas que de repente parecen matar la inspiración pero, cual hijo pródigo, uno siempre encuentra el camino a casa. El camino al lápiz y el papel, a esos espacios sin prisas donde vivo entre vocales, consonantes y signos de puntuación. 


El verano me enseñó una cara de la vida que, más que algo diferente, ha abierto en mi mente un mundo de posibilidades que nunca siquiera me di el permiso de contemplar, todo pasó tan pronto que fue como ver servido tu chocolate favorito y que después de haber tomado el primer sorbo alguien se haya llevado la taza. Me he quedado con sed, inquieta y en cierto modo me resisto a regresar completamente a lo que fui. 



Este caso no es exclusivo de mi realidad, a muchos nos toca regresar sin querer y renacer de entre las cenizas, viviendo el día a día que dejaste, pero sintiéndote extraña en la rutina. De hecho siempre te habías sentido así, pero ahora sabes el porqué.  Quisieras doblar tus sueños y guardarlos en espacios inertes donde no te pudieran atormentar con su existencia, pero va en contra de la libertad que siempre has defendido, así que toca vivir tu capítulo necesario contando cada minuto que pasa hasta que llega la hora de salir, metida en una jaula de pollos donde tus alas de águila se lastiman por la estrechez del lugar. 

De regreso te tocan lecciones obligadas de humildad, un ejercicio obligatorio de paciencia y el reto de encontrar la manera de cambiar la realidad o enfocarla desde un punto de vista distinto. Llegó la hora de demostrar que nos aprendimos la lección de "think outside the box" mientras vas en busca de las posibilidades que has descubierto. 

Y si en tu camino sientes que hay alguien al lado, esa soy yo...  También voy en busca del lugar donde pueda abrir mis alas sin que choquen con la malla de las jaulas ;) 

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…