Ir al contenido principal

Amabilidad de propinas y comisiones

En estos días fui con mis compañeros de oficina a almorzar a una de esa franquicias gringas que tenemos en R.D. Nos recibió una joven muy amable y, una vez estábamos en la mesa, llegó un joven irradiando entusiasmo por los poros y presentándose como nuestro camarero de ese día. Hacía chistes, contaba historias, daba consejos y recomendaciones sobre nuestras elecciones para el almuerzo, provocaba las sonrisas de los más tímidos y hasta nos sirvió de fotógrafo para inmortalizar el momento. 


Genial, verdad? Uno se queda como  Wow, qué chulo! Es como de alguien que se está identificado con lo que hace, transmite su entusiasmo al cliente, cuya amabilidad y disposición te hace pasar un buen rato. 

Después de muchas historias y risas, había llegado el momento de regresar al trabajo, pedimos la cuenta a nuestro simpático amigo y cuando regresó con la factura nos invitaba, en tono reflexivo, a completar una encuesta de satisfacción en línea al tiempo que elegantemente hacía referencia a las propinas. 

Esto le había quitado la emoción a todo lo anterior, por lo menos en lo que a mi respecta, ya que evidentemente sus atenciones no fueron más que una hora de actuación con el fin de conseguir los resultados de satisfacción que aseguraran sus comisiones del mes.

Otro caso parecido me ocurrió esta semana en un salón de belleza donde tuve que ir a lavarme el pelo en una de esas emergencias cosméticas en las que nos encontramos de vez en cuando. La joven que me recibió me pregunta que cómo quiero el agua, que si me siento bien, qué tan fuerte me podía estrujar el pelo mientras me ponía el shampoo... Luego paso donde la que me va a secar y es lo mismo. En eso, pasa una de las clientes que ya había terminado y le entrega algo de dinero a una para que lo reparta entre las que la atendieron. Se miran, hacen un par de gestos y comentarios por lo bajo mientras cada una sigue representando su papel de amabilidad en busca de propinas. 

Ya he dicho en otras ocasiones Mi problema con los falsos afectos , pero dado que el asunto está institucionalizado pasa de ser un problema a ser una preocupación. 

Parece que ya  no podemos ser amables porque si, ahora tenemos que comprar sonrisas, alguien debe patrocinar las buenas atenciones y todo está tan bien representado pudiera confundirse con la naturalidad, pero una naturalidad sin esencia que al final termina en una súplica, y ya no vemos un amigo amable y simpático, sino un esclavo evolucionado en busca de la recompensa de ese tipo de esclavitud que va más allá del salario, las comisiones. 

Hace unos años, cuando trabajaba en áreas relacionadas con servicio al cliente, recuerdo que me molesté muchísimo con un señor que insistía en ofrecer dinero a cambio de que le atendieran más rápido del tiempo establecido para el servicio que había solicitado. Para mi era un insulto que pretendiera comprar mi eficiencia, no era el trabajo de mis sueños pero lo hacía con gusto y buena disposición, una disposición que no estaba sujeta a regalos, o sobornos. 

Nos está ganando la ambición, por eso nos inundan los (hijoputas) "buenistas" y se va lo mejor de nosotros a cambio de cosas que terminan en nada. 

Hasta la próxima!



Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…