Ir al contenido principal

Pero el destino tenía otros planes



Si me preguntan rápido de qué trata mi vida podría decir que trata de imponer mis planes a la mala; hasta que se cumple lo que estaba escrito, que muchas veces no guarda relación con mi plan inicial, y mientras más tardo en aceptarlo más miserable puedo llegar a ser. 

"Esta vida es prestada" 

Es muy común escuchar frases como esa en un funeral, haciendo referencia a la lamentable pérdida de una vida (siempre es lamentable para alguien). Pero yo diría que es prestada la vida y todo lo que tiene que ver con ella. Las experiencias que vivimos, las situaciones de las que nos toca ser testigo, las cosas que tenemos, las personas con las que compartimos y un largo etcétera de items que pudiera agregar a esta lista. parte importante, por no decir crítica, de nuestro bienestar es aceptar esta transitoriedad y vivirla como llega. 

La transitoriedad aplica incluso a las personas que amamos, esos con los que creemos estar destinados a pasar una vida y esa vida quizás son cinco minutos o, con suerte, unas horas. Hoy conversaba al respecto con el "Mr. Miyagi" de mi vida  (creo que les he hablado de él en otros posts) y recordaba una historia que su papá le contaba cuando era niño: 

"Había una vez un hombre y una mujer, se amaban. 

Un día decidieron ir a acampar al bosque, encontraron un hermoso lugar. 

Los pájaros cantaban, había un hermoso lago, el sol brillaba.

Se tomaron  de las manos y se prometieron que ese sería el mejor día para recordar, querían hacer el amor,

Pero los lobos tenían otros planes..." 

Muchas veces somos como la pareja del cuento, tomamos de las manos nuestros sueños, vemos el sol brillar para nosotros y creemos que siempre será así, que acamparemos en un hermoso lugar y será el mejor día de nuestras vidas. Pero sucede que el capítulo que recordarías con fuegos artificiales no llega ni a cebollitas de las que los niños explotan en navidad. Los lobos, o el destino, tenían otros planes. 

el punto es, qué hacemos? 

Echarse a llorar y quejarse de la vida es una opción, pero te convertiría en eternamente miserable y tóxico para tí y para todo el que te rodea.  También está la opción de maldecir  el destino, por último puede uno refugiarse en el piadoso consuelo de lo imprevisible (mi opción favorita).

Sería fantástico controlar completamente lo que nos pasa, que nuestros encuentros fueran tal y como lo planeamos, que nuestros seres queridos siempre estuvieran ahí, que el final  del cuento siempre fuera feliz.  Pero daríamos todo por hecho, 

No abrazaríamos con la emoción de quien ha extrañado mucho, no aprovecharíamos cada segundo de las experiencias que probablemente no vayas a repetir,  no nos veríamos en la necesidad de conocer nuevas personas, personas grandiosas que llegan como por arte de magia a tu vida, porque los de siempre estarían inmóviles ahí y tú dormido en los laureles de la seguridad. 

De vez en cuando hace falta un lobo que "arruine el cuento", hace falta que el destino tenga otros planes, que aparezca uno de esos vientos huracanados que cambia la posición de las fichas y deja a cada uno donde debe estar.  

Después de todo, hay cierto placer en no saber lo que sucederá, cierto consuelo en que el destino se impusiera y una inesplicable  esperanza de que la serendipia te vuelva a salvar la vida ;) 


 


  

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…